lunes, 14 de abril de 2014

La Cepeda asistió horrorizada a un cambio de tutela que llevó a Julio al Hospital de León.





El crimen de Mataporquera que acabó con la vida del cepedano Valentín Fernández hace algo más de 5 años, dio lugar a que su hijo Julio terminase bajo la tutela de una hermana suya, al haber sido condenada y encarcelada  la madre por estar relacionada con este suceso. Desde entonces, el menor ha vivido en Sueros de Cepeda y poco a poco, ha ido reponiéndose del abandono materno y de la posterior muerte de su padre, según reconoció el portavoz de los vecinos Juan Pedro Cabezas.

Sin embargo, el pasado mes de julio de 2013, una sentencia de la Audiencia de Santander daba un nuevo giro a la vida del pequeño, pues ésta ocasiona, que en adelante, el menor de 10 años tenga que ser custodiado por sus abuelos maternos.

Ayer debía de ejecutarse definitivamente la sentencia judicial y por tal motivo, unos 400 cepedanos se concentraron pacificamente frente a la vivienda del niño para apoyar al menor. Junto a la casa de Sueros en la que vive, asistían horrorizados al que iba a ser el cambio de custodia y por eso, al oir los llantos del niño desde el interior de la vivienda, estos, produjeron todavía más preocupación.

El pequeño empezó a sufrir entonces un ataque de ansiedad que movilizó a los equipos médicos pertinentes y acabó con Julio en el Hospital de León. A la tarde, el niño pudo regresar a Sueros de Cepeda.

Así, el pequeño Julio regresó al domicilio en el que vive desde hace 5 años y el cambio de tutela legal no pudo llevarse a cabo, pero la abogada de los abuelos maternos -Charo Llamera-, ha anunciado que solicitará que se abran diligencias previas contra la tía paterna del menor "por desobediencia grave a la autoridad judicial".


No hay comentarios:

Publicar un comentario