martes, 29 de abril de 2014

ULE huelga de limpieza. José Ángel Hermida no reacciona y da a entender que la huelga no va con él.





Tras las primeras 24 horas de la huelga de limpieza en la ULE, el aspecto que presentan las instalaciones universitarias empieza a poducir repugnanicia. No había que ser adivino ayer, para imaginar que al día siguiente las facultades iban a convertirse en un auténtico estercolero, pues desde las primeras horas del lunes, las muestras empezaron a ser evidentes.




Secundada por la práctica totalidad de los trabajadores, estos pretenden que se revise el contrato suscrito por la nueva adjudicataria, pues conlleva una serie de recortes que propiciarán despidos y una precarización de sus ya de por sí, bajos salarios. En efecto, se trata de unos trabajadores con sueldos que oscilan entre los 700 y 800 euros, y que ahora, aunque parezca imposible, podrían reducirse aún más. Pero eso sí, sólo para los que conserven su puesto de trabajo porque algunos, lo perderán.

En fin, con unas cargas laborables considerables, los trabajadores han decidido plantarse y señalar desde el primer momento como máximo responsable al rector José Ángel Hermida, al cual, también Izquierda Unida le ha pedido que interceda en el conflicto.




Pero los trabajadores y la formación de izquierda podrían estar dando palos de ciego, ya que no parece que vayan a encontrar como negociador y gestor del poblema al rector Hermida, pues éste se ha descorchado recientemente con unas declaraciones en las que asegura que el conflicto es una cuestión entre empresarios y trabajadores, en los que la Universidad nada tiene que decir.


No hay comentarios:

Publicar un comentario