jueves, 19 de febrero de 2015

Tres colores (y III). Rojo: fraternidad. Brevísima Trilogía Reflexiva de Ricardo Herreras.







Ricardo Herreras Santamarta/



                                           TRES COLORES (y III). ROJO: FRATERNIDAD

Muy pocos saben que la tercera divisa de la gloriosa Revolución Francesa fue instituida por iniciativa personalísima del injustamente denostado Robespierre (que por no tener, no cuenta ni con una mísera calle a su nombre en el país vecino, tan dado a ensalzar a sus glorias patrias) y viene a significar nada menos que la pertenencia por propia iniciativa a un grupo de personas a las que de modo previo se ha decidido pertenecer. Nada que ver, por tanto, con la familia.

Por eso resulta tan triste observar como en los últimos tiempos - marcados por un exacerbado individualismo y una brutal competitividad dentro de un modelo socialdarwinista - se han roto los lazos fraternos que antaño unían a la clase trabajadora, cada vez más atomizada y disgregada, y lo que es peor, enzarzada en una fratricida "guerra de pobres" por conseguir las pocas migajas que los cada vez más ricos dejan caer de sus opulentas mesas.

Examinando las cosas con detenimiento, nuestro feroz individualismo y nuestro comportamiento descoordinado como sociedad, ¿no han facilitado el que seamos hoy tan fácilmente dominados por políticos corruptos, banqueros codiciosos e impresentables agencias de rating?

Para poner un momentáneo punto y final a esta breve trilogía, digamos que quien aspire a ser libre en un mundo más justo y fraterno es muy posible que, tal y como están las cosas, vaya directo al fracaso. Pero solo quienes persiguen nobles metas podrán decir mirándose al espejo que han vivido y luchado con dignidad.

                                                                        RICARDO HERRERAS SANTAMARTA



No hay comentarios:

Publicar un comentario