viernes, 12 de junio de 2015

Antonio Silván se convertirá en el próximo alcalde de León gracias al acuerdo rubricado ayer en San Marcos.






El parador de San Marcos fue el lugar elegido por Ciudadanos y el Partido Popular para firmar un acuerdo que servirá para asegurar la investidura del consejero de la eterna sonrisa como nuevo alcalde de León.

El convenio firmado estaba formado por un pacto anticorrupción y otras medidas que probablemente se convertirán en agua de borrajas cuando Silván se haga con la alcaldía y gobierne en minoría con los suyos. Todo pues, está listo, para que el popular recoja el bastón de mando y empiece a gestionar un consistorio en el que las fricciones y los desacuerdos van a ser noticia habitual debido al equilibrio de fuerzas y a la no participación de la formación naranja en el equipo de gobierno.

Así, tal y como argumentó Gema Villarroel, Ciudadanos no formará parte del equipo de gobierno pero apoyará la investidura a fin de facilitar la gobernabilidad y dar estabilidad a la ciudad de León. En fin, ofreció unas bonitas palabras para la prensa provinciana y para cerrar el acuerdo antes de que la dura realidad  se vuelva a imponer nuevamente en Ordoño II y San Marcelo.

En definitiva, este jueves, mientras el socialista José Antonio Díez encajaba su narcisista pataleta acababa el periodo de negociaciones entre naranjas y azules para dar paso, ahora sí, a un gobierno municipal que promete convertirse tanto por la minoría de los populares como por el liderazgo del controvertido Silván, en desastroso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario