domingo, 14 de junio de 2015

Carmena y Colau ya tienen la varita mágica para liderar el cambio que comienza en España desde las grandes ciudades.





El PP ha sido definitivamente expulsado de las grandes ciudades del país tras 4 años de una gestión autoritaria y lesiva para los intereses del estado y las familias españolas. Su nefasto gobierno de corte absolutista y vertical desde el municipio más insignificante hasta el despacho de Rajoy, solamente ha servido a los populares para comenzar a encajar un 2015 que a finales de año, podría ser auténticamente catástrófico para ellos.




Así, a pesar de las redes clientelares bien tejidas por cada rincón del país, el partido de la gaviota sólo podrá gobernar en ciudades de segundo nivel en donde el funcionariado y las pensiones forman parte importante de su economía o entorno social. Alejado de las poblaciones más grandes y las industriosas, los populares tendrán que soportar unos meses infernales hasta las próximas elecciones generales de noviembre en donde su debacle definitiva, parece inevitable.

Pero mientras tanto, Madrid, Barcelona, Sevilla, Bilbao, Zaragoza y Valencia empezarán a liderar un cambio hacia lo social, en un país empobrecido en el que la pobreza, el paro, los deshaucios o la malnutrición infantil se empiezan a consolidar en España como algo habitual y normalizado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario