viernes, 19 de junio de 2015

Escándalo eólico. La justicia podría acabar desmantelando los parques eólicos que intentaron acabar con el urogallo más sureño del mundo.






De nuevo reproducimos íntegramente la noticia publicada ayer por el Diario de León y subrayamos en negrita algunas informaciones destacadas.



                                                              Noticia del Diario de León.

La delegación territorial de la Junta de Castilla y León ha desestimado la solicitud formulada por Gas Natural Fenosa y por Energías Especiales Alto Ulla para modificar la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de los parques eólicos de la Espina, en los términos municipales de Igüeña, Villagatón y Valdesamario, y el de la Peña del Gato, ubicado entre Igueña, Torre del Bierzo y Villagatón.

Según la resolución publicada ayer en el Boletín Oficial de Castilla y León, los motivos expuestos por la empresas para modificar sus respectivas declaraciones no se justifican en ninguno de los supuestos recogidos por la Ley de Evaluación ambiental. Sin embargo, la delegación sí acepta dos medidas propuestas por las promotoras de los parque para la mejora del hábitat y de la avifauna y propone su incorporación al Programa de Vigilancia Ambiental.

Las promotoras de estos dos parques eólicos, que forman parte del llamado nudo de Villameca, intentan desde hace meses modificar por todos los medios sus estudios de impacto ambiental después de la denuncia presentada por la asociación ecologistas SEO-Bird Life, y que motivo una sentencia en 2013 del Tribunal Superior de Justicia en la que se anulaba la actividad de estas dos instalaciones proyecto al considerar que durante su tramitación no se valoró la existencia de ejemplares de urogallo cantábrico, en la que es la colonia más meridional del mundo.

Según la sentencia, el proyecto tampoco tuvo en consideración el papel de corredor ecológico para la especie que supone toda la zona de implantación del proyecto y criticó de forma severa que se ignorasen los informes emitidos por los técnicos de la Administración en los que se reconocía la presencia de la especie y la importancia de estos terrenos para su supervivencia.

Esta sentencia fue recurrida por las empresas ante el Tribunal Supremo, que el próximo mes de julio deberá pronunciarse sobre la anulación o no de la actividad de estos dos parques eólicos.


Decisión «consecuente»

Para el abogado de la SEO/Bird Life, Carlos González-Antón, la decisión de la Junta de desestimar la modificación de los estudios de impacto ambiental es «muy acertada» y «consecuente» con el proceso judicial iniciada contra estos dos parques eólicos. «Si finalmente el TS ratifica la sentencia de anulación de la actividad las empresas ya no podrán alegar las deficiencias están subsanadas», explicó el letrado.

En el caso de que el alto tribunal ratifique la sentencia del TSJ, la SEO solicitará la inmediata ejecución de la misma para que se proceda al desmantelamiento de las instalaciones.

Por último, la empresa Energías Especiales del Alto Ulla, S.A. inició el pasado mes de abril los mismos trámites ante la delegación para solicitar la modificación de impacto ambiental, en esta ocasión de las instalaciones para la producción eólica del parque de Valdesamario, también con el fin de corregir las deficiencias medioambientales y administrativas que causaron en el 2013 la paralización de la actividad por parte de un juzgado de León.



No hay comentarios:

Publicar un comentario