domingo, 19 de julio de 2015

Gestión obscura en el incendio de Quintana del Castillo. La junta se enroca en Valladolid y no responde al presidente de la Mancomunidad de La Cepeda.



El presidente Juan Evangelista Fernández lleva algunos años al frente de La Mancomunidad desarrollando un gran trabajo y está pendiente en todo momento, de los asuntos relacionados con la comarca. Con chaqueta marrón, en el homenaje a la nadadora Érika Villaécija.

A pesar de que el incendio de Quintana del Castillo todavía sigue activo, los responsables de la junta de Castilla y León prefieren continuar enrocados en Valladolid. En efecto, a pesar de que el presidente de la Mancomunidad Juan Evangelista Fernández dirigió un escrito hace días a la junta para solicitar una reunión urgente con la finalidad de afrontar la difícil situación, ésta, todavía no ha contestado.

Así, la incompetente gestión del incendio ya ha sido ampliamente criticada por políticos de diferentes siglas, por asociaciones conservacionistas y por la población que lo ha padecido, y ahora está agravándose aún más al reafirmarse la administración autonómica en una política de abandono y negligencia, que ya fue criticada el pasado viernes en una concentración local.

Es difícil hacer peor las cosas, pero una vez dañado el Patrimonio Natural a gran escala, sería de esperar que al menos la junta reaccionara como se le presupone a una administración democrática. Sin embargo, ello no está sucediendo y ante el temor de que se le exija esclarecer los hechos y depurar responsabilidades, la junta de Castilla y León está optando por una obscura estrategia de silencio, a la espera de que el conflicto pueda debilitarse.



No hay comentarios:

Publicar un comentario