viernes, 7 de agosto de 2015

El PSOE se deshace de Antonio Miguel Carmona. El escandaloso Pim Pam... Puerta! de un socialista utilizado.








Ricardo Herreras Santamarta/



                   PIM, PAM... PUERTA!

Cuando desde el inefable Partido Surrealista de las Ocurrencias Esporádicas nos querían hacer creer que el despótico estilo felipista/guerrista (que tanto monta, monta tanto) de "el que se mueva no sale la foto" era cosa del pasado, su cúpula va y se cepilla ipso facto al singermornnig este con ínfulas de showman castizo llamado Antonio Miguel Carmona. El cual, por cierto, anda ahora hecho unos zorros y parece haber descubierto que en su partido no existe la democracia. Ja, ja, ja, un “poquito tarde”, no?

Porque sí, de eso se trata realmente. La guerra en el PSOE madrileño no es otra cosa que falta de democracia. Desde luego, lo de intentar comprar el silencio de un edil electo ofreciéndole un puesto en ese retiro dorado para vagos que es el Senado, institución para la que encima no fue elegido, por eso de contentarle por su destitución como portavoz en el ayuntamiento capitalino... es la enésima muestra del nocivo funcionamiento interno no solo de esta ya irreconocible formación política, sino en general del anquilosado modelo partitocrático vigente en España, y en especial dentro del bipartidismo. Un bipartidismo que, cuando muchas de las prebendas -y me refiero a los pelotazos, chollos, dedazos, sobres bajo cuerda, cuentas en Suiza o Andorra, furcias de alto copete, coches oficiales, tarjetas black, licencias para amiguetes de la construcción, etc.- a cuenta de los contribuyentes podrían tocar a su fin muestra cada vez más su verdadero rostro autoritario y corrupto, a la par que todo el mundo intenta “pillar cacho” por lo que pueda venir. Como muestra un botón: ahí está el Wert, uno de los más impresentables ministros que se recuerda, ahora en París disfrutando como el gran vividor que siempre ha sido, en compañía de su esposa y en un puesto privilegiado donde se lo va a llevar bien calentito por la face.

  ¿Y estos del PP-PSOE son quienes ahora pretenden convencernos de que van encabezar un nuevo proceso de regeneración del país? Casi fijo, vamos.

En cuanto al émulo de Frank Sinatra, autobusero, bombero y monologuista en sus muchos ratos libres -este tío es como Marhuenda, ¿cuándo coño da clases en la universidad?- de Carmona, le acaban de aplicar la misma medicina que a Tomás Gómez cuando fue destituido hace unos meses también por Pedro Sánchez para colocar en su lugar a Ángel Gabilondo, previa "indicación" (es un decir) de Felipe González alias “el Trolas” y Juan Luís Cebrián por supuesto. Ni más ni menos. 

Carmona reconócelo, en el fondo eres un pringado al que han utilizado. Tú siempre has sido como ese tonto útil que ha estado ahí tanto para hacer el capullo como para montar bulla en las tertulias catódicas con argumentos propios de sofista y, últimamente para ponerle la zancadilla a Manuela Carmena. Si un día te encontraste en la pole position para el ayuntamiento de Madrid fue porque el partido no tenía a nadie mejor en esos momentos. Pero ya ves, al final de poco te ha servido: pim, pam y no propuesta, como decías en aquella risible ocurrencia tuya... sino a cascarla a la puta calle! Es lo que pasa cuando no se ha sido jamás un político, sino un vulgar politiquero. 


                                                                                               RICARDO HERRERAS



No hay comentarios:

Publicar un comentario