domingo, 23 de agosto de 2015

Incendio de Villagatón. ¿Están los intereses de la energía eólica detrás de los incendios de La Cepeda?.




Algunos proyectos de la energía eólica estaban llamados a devastar el centro de la provincia de León. La justicia ha frenado la voracidad e ilegalidad de algunos proyectos.


Esta era la pregunta que empezó a hacerse la población cepedana el pasado mes de julio después de que un incendio de grandes dimensiones calcinara unas 2.600 hectáreas de alto valor ecológico en el municipio cepedano de Quintana del Castillo.

Así, la superficie quemada representaba una parte importante del hábitat del urogallo cantábrico, que como es conocido, tenía la particularidad de ser la superficie natural más sureña del planeta en la que vive el urogallo. En fin, el propio incendio comenzó el mismo día en que una sentencia daba al traste con algunos de los planes de la energía eólica para la zona.

El incendio de Quintana del Castillo, nefastamente gestionado por la junta de Castilla y León, ocasionó que la estrategia de los pirómanos cumpliera con su objetivo y llegó a devastar la sierra cepedana desde Palaciosmil hasta Valdesamario, superficie, en donde la energía eólica no consiguió finalmente instalar sus instalaciones a causa entre otras cosas, de la presencia del urogallo.

En un primer momento se habló en la comarca, que tras producirse el incendio de Quintana del Castillo, se había visto un Peugeot 407 de color azulado en el que iban 4 personas. Este coche, fue visto por varias personas, incluso, a la altura del faro del Pantano de Villameca.


Subestación de Villameca.

Sin embargo, la tragedia medioambiental que aterró a los habitantes de la zona y puso en jaque a varias poblaciones cepedanas no ha sido algo aislado, ya que días más tarde, otro incendio en Los Barrios de Nistoso volvía a desatar todas las alarmas, aunque afortunadamente, no alcanzó grandes dimensiones.

Y lo que son las cosas, solamente unas semanas después, otro incendio de nivel 2 vuelve a devastar la naturaleza cepedana y a amenazar a las personas y sus bienes en el municipio de Villagatón, en una superficie inmediata a la de los dos incendios anteriores en los que los intereses de la energía eólica son fundamentales.

Mejor nos iría a todos si la administración autonómica frenase esta barbarie tal y como se acaba de hacer en Extremadura, asegurando, que no podrá aprovecharse el suelo quemado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario