jueves, 22 de octubre de 2015

Balsas de Carrizo. ARCÓ manifiesta su apoyo a las asociaciones en contra de las balsas de Carrizo y Villanueva, y recoge firmas contra la construcción de nuevos embalses en León y a favor de que el agua siga fluyendo de manera natural en los valles de Carrizo y Villanueva.






La Asociación Rural Cepeda Órbigo ha comenzado una campaña de recogida de firmas a través de change.org, con la finalidad de que se respete el agua libre en los valles de León. ARCÓ desea valles vivos y ni un pantano más.





Firmas en contra de la construcción de nuevos embalses en León, y a favor de que el agua siga fluyendo de manera natural en los valles de Carrizo de la Ribera, Villanueva de Carrizo, y en cualquier otro lugar. Por el respeto a lo de todos. Por favor, leed al menos lo resaltado.

Estos son aproximadamente los pantanos, embalses y presas en León, con unos 1795 hectómetros cúbicos de agua embalsada: Bárcena, Barrios de Luna, Casares de Árbas, La Campañana, Las Rozas, Matalavilla, Porma, Riaño, Villameca, Anllarinos, Antoñán del Valle, Bembibre, Benamarías, Besandino, Casares, El cobanallo, El Pelgo, Fuente del Azufre, Lancara, Las Ondinas, Montearenas, Peñadrada, Selga de Ordás, Tabuyo del Monte, Valdesamario, Valdespina, Villar de Santiago, Villaseca.

Pueblos afectados y desaparecidos: Anciles, Burón, Éscaro, Huelde, Pedrosa del Rey, La Puerta, Riaño, Salio, Vegacerneja, Vegamián, Campillo, Ferreras, Quintanilla, Armada, Lodares, Utrero, Camposolillo, Bárcena del Rio, Posada del Rio, Miñera, Casasola, Truva, Mallo, Mirantes, San Pedro de Luna, Cosera, Campo de Luna, Oblanca, Láncara, Lagüelles, Arévalo, Santa Eulalia de las Manzanas, Vega de Robledo, Oliegos y los afectados indirectamente por la toma de sus tierras en la construcción.

Debemos contar con que en esos pueblos no sólo había naturaleza, historia, cultura, sino que también hubo miles de personas desplazadas, obligadas a abandonar su hogar, pagándolo además alguno de ellos con la muerte por suicidio, o la agonía de no poder volver a su pueblo como ya ha pasado. Sólo en el valle de Riaño abandonaron obligadas sus casas más de 3000 personas.

León ya ha pagado un alto precio por el desarrollo en este aspecto, sobradamente. Ahora toca conservar cada centímetro que nos queda pues cada especie de árbol, arbusto, planta, lugar de hábitat de especies animales que se extingan, será una gran pérdida para la búsqueda futura de soluciones a los problemas humanos, soluciones que dieron, y dan, cada ser que nos acompaña en el planeta.

La asociación "ARCÓ", Asociación Rural Cepeda Órbigo, dedicada a velar por la naturaleza y la cultura de las comarcas Órbigo, Cepeda, y colindantes, manifiesta su apoyo a las asociaciones en contra de los pantanos de Carrizo de la Ribera y Villanueva de Carrizo, y promueve esta recogida de firmas.

Las razones de este apoyo son medioambientales y sociales. León en su conjunto ya ha pagado un alto precio tapando valles, pueblos, bosques y praderas con la mayor cantidad de cauces de agua dulce de toda la península, debiendo respetarse ya, todos los valles que nos quedan. En la comarca de Órbigo, por cierto, pocos hay, y unos de los más bellos son estos. La importancia de respetarlos va más lejos de lo puramente medioambiental, ya que para fijar población en las zonas locales, también el bosque y las praderas son un aporte de oxígeno, leña, ingresos de los cotos y los pastos. Si se gestionan bien, esos bellos parajes atraen excursionistas... No olvidemos que la calidad turística viene dada por todas y cada una de las cosas buenas y diferentes que podamos ofrecer en la provincia. Todas y cada una.

Construir pantanos influye en el clima, bien es sabido que los árboles y el bosque en su conjunto, con todas las plantas mayores y menores, musgos, etc, almacenan agua, que mantienen, y sueltan lentamente, fijando también el suelo rico en nutrientes, e impidiendo la erosión. El bosque crea suelo, tierra fértil, suelta humedad a la atmósfera muy lentamente, y la atmósfera, donde hay bosque, suelta más precipitaciones.

Hay que tener en cuenta que a parte de la pérdida de lluvias por perder bosque, los pantanos, suavizan el clima y por lo tanto hacen que haya menos nevadas, lo que hace a su vez hace que el agua no se mantenga distribuida y más tiempo en las zonas altas. Todo esto está demostrado cientificamente. El cambio de clima que se prevé para los próximos años, hará por la falta de precipitaciones, inútiles los pantanos, sin embargo, habremos perdido lugares con un gran valor que por el camino decuado nos servirían de gran ayuda. Es evidente, es un sin sentido.

Pero además de ese hay muchos otros sin sentidos para estas dos últimas propuestas de construcción de pantanos, como que en los valles de estos dos pueblos habrá poca agua y prevén bombearla desde el río hacia los valles, lo que dado a su gasto energético encarecerá los regadíos, cosa que ya está sucediendo por otras causas. Gran problema para los pocos agricultores que ven como una gestión agresiva de los regadíos mermará cada vez más sus cada vez más atenuados ingresos. El caudal del río mermaría también debido a este nuevo uso.

Otro argumento en contra es que en estos valles no habría roca para una buena sujección de la presa ya que es terreno arcilloso, y podría ocasionar una catástrofe humana y material si las presas reventaran. La pérdida de hábitat para las especies de plantas y animales es también la mayor amenaza para su extinción. Podemos citar aquí al Urogallo Cantábrico, exclusivo de nuestros montes, donde aquí tiene su hábitat más meridional, por no hablar de otras especies también avistadas este año 2015 como el Oso en los colmenares de San Feliz de las Lavanderas a escasos 8 km en línea recta. Después del incendio cercano de este año de casi 3000 hectáreas, es totalmente imprescindible conservar estos enclaves. Además, la fauna piscícola se encuentra por la construcción de otros pantanos que ya tenemos, abocada a desaparecer debido a la falta de sus antiguos lugares de desove, la imposibilidad de subir río arriba, el cambio de tener agua movida con oxígeno a no tenerlo, o el cambio según las estaciones de la temperatura natural del agua y otros factores. La pesca en los ríos de la provincia debería ser un gran recurso económico-turístico.

No hace falta echar a la gente para que un pueblo muera como en los grandes pantanos, la merma de recursos por pérdida de terreno, como en este caso, influye muy negativamente.

Si no valen los anteriores argumentos, el sacrificio de perder. El coste en esta tierra ya lo hemos pagado, y ningún ser vivo más ni ningún bello paisaje deben desaparecer.

Que viva la vida. Muchas gracias, un saludo. 
"Arcó" Asociación rural Cepeda Órbigo
Carta a
D. Juan Vicente Herrera, Presidente de la Junta de Castilla y León.
D. Juan Carlos Suárez, Consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León
D. Diego Ruíz, Presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero
y 1 otro/a
D. Francisco Marín, Presidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil
Agua libre en los valles de la província de León. Ni un pantano más. Valles vivos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario