viernes, 9 de octubre de 2015

El papa Francisco. Un papa para nuestro tiempo que todavía no ha sido asimilado por la Iglesia española.







Ricardo Herreras Santamarta/



                                                                      AGGIORNAMENTO

                                                                                              A Daniel Guaipo, brother

Si yo profesara ideas políticas conservadoras, me comiera los santos de tres en tres y, en una combinación no siempre frecuente, tuviese dos dedos de frente, me sentiría perplejo cada vez que contemplara las tertulias de la 13 e Intereconomía TV o leyera algunos artículos en el panfleto monárquico ABC y en el diario de estricta observancia rajoysta La Razón, donde cuyos esforzados acólitos (invocando sin ningún problema de conciencia los espantajos del comunismo y del guerracivilismo) nos vienen con afirmaciones del jaez de que cualquier hipotético triunfo de los partidos que despectivamente tildan de “populismos” (¿y la imagen de la vicepresidenta de la sonrisa floja bailando, Soraya Sáenz de Santamaría, cómo se definiría entonces?) en España supondría el fin de la religión, la familia, la propiedad privada... vamos, el fin de la civilización occidental.

            Porque, examinado con detenimiento el asunto, el principal responsable de vaciar las iglesias en detrimento de los centros comerciales es el mismo que ha desestructurado la sociedad agrandando las diferencias entre ricos y pobres, ha arruinado a millones de familias y dejado a otros tantos trabajadores en el paro, el que ha convertido nuestros lugares de trabajo en auténticos infiernos, el que nos ha atomizado en pisos de escasos metros cuadrados, el que ha pulverizado cualquier atisbo de humanidad erigiendo el vil metal como medida de todas las cosas, el que día a día nos hace acatar modas estúpidas y repetir como loros palabras huecas creadas por otros, el que nos ha impuesto unas forma de vida animalizada, impersonal, huérfana de valores y autenticidad, el que ha sancionado el relativismo moral y el hedonismo más nihilista...esto es, el vigente neoliberalismo, fase desquiciada del capitalismo en la que estamos inmersos, no el ya fenecido comunismo.

            Desde luego, quien lo ha entendido a la primera es el actual pontífice, el Papa Francisco, un tío más listo que el hambre que, alertado ante la no remota ni improbable posibilidad de que este monstruoso “Cronos desatado” (en acertada expresión de Santiago Alba Rico) se lleve por delante incluso a una institución milenaria pero aquejada también ya de males estructurales como la Iglesia Católica, ha dado carpetazo a las reaccionarias e impresentables políticas de Woijtyla y, en un giro de 180 grados, ha recuperado el discurso más social de los tiempos del Concilio Vaticano II. Un giro que solo el tiempo dirá si implica un cambio auténtico o, como es probable con tan añeja corporación, no es más que un ejercicio de sutil gatopardismo. La clave es si llega ya a tiempo... para evitar su ruina definitiva.

            ¿Y adivinan ustedes quién no lo ha entendido? Sí, exacto, la Iglesia española y su cavernícola Conferencia Episcopal, cuyo fundamentalismo/dogmatismo y exabruptos casa poco y mal con los nuevos aires provenientes del Vaticano. España, la otrora “martillo de herejes” y “reserva espiritual de Occidente”,  es hoy un país donde aunque el 79% de la población se considere católica, solo un exiguo 11,6% acude a los oficios religiosos alguna vez al mes y un 10% de los jóvenes se consideran practicantes. Pero nuestros obispos continúan a lo suyo, pontificando arrogantemente desde las alturas, dando lecciones morales que nunca se han aplicado para sí mismos tan cercanos como siempre han estado del poder y alejados del pueblo, lo que nos recuerda esas palabras que Erasmo en el siglo XVI dedicó a algunos de prepotentes teólogos y prelados de su tiempo: “... siguen satisfechos de sí mismos, aplaudiéndose mutuamente. Ocupados, día y noche, con estas embelesadoras memeces, no les queda ni un momento de ocio para dedicarlo a leer siquiera una vez el Evangelio... Y mientras malgastan el tiempo en estas solemnes tonterías de escuela, piensan que sostienen con sus argumentaciones a la Iglesia... Podéis imaginaros lo felices que son... cuando se constituyen a sí mismos jueces del mundo y exigen retractación si algo no cuadra con sus conclusiones explícitas o implícitas”. 

Tal cual: diríase que el gran humanista holandés hubiese conocido en persona a los inefables Rouco Varela, Munilla, Jesús Sanz o Reig Pla.

                                                          
                                                                       RICARDO HERRERAS



2 comentarios:

  1. Qué opinión tenia Jesús de la politica?

    En los evangelios se narran varios episodios del ministerio de Jesús que nos aclaran su opinión respecto a la politica. Por ejemplo cuando tenia unos 30 años y acababa de bautizarse, el Diablo le ofreció ser el gobernante de la humanidad. Más tarde, una muchedumbre quiso hacerlo rey. Y tiempo después quisieron convertirlo en un activista politico. Cómo reaccionó él en cada caso?

    GOBERNANTE DE LA HUMANIDAD.
    Según los relatos de los evangelistas, el Diablo le ofreció a Jesús gobernar sobre todos los reinos del mundo. Se imagina todo lo que Jesús podría haber hecho por los seres humanos si hubiera aceptado ese puesto? Habría dejado escapar semejante oportunidad si hubiera creído que con la politica podía lograr algo? Curiosamente, él rechazó la oferta (Mateo 4:8-11)

    REY

    En tiempos de Jesús, muchos ansiaban encontrar a alguien que pudiera poner fin a la inestabilidad politica y económica. Impresionados por todo lo que Jesús era capaz de hacer quisieron que entrara en la carrera politica. Qué hizo él? El evangelista Juan escribió: sabiendo que estaban a punto de venir y prenderlo para hacerlo rey, se retiró otra vez a la montaña, él solo (Juan 6:10-15). De nuevo, se negó a intervenir en politica.

    ACTIVISTA POLITICO.

    Algo parecido ocurrió días antes de que Jesús muriera. Un grupo formado por discípulos de los fariseos y por miembros del partido de los herodianos lo abordaron. Los primeros estaban a favor de independizarse del Imperio romano, mientras que los segundos eran más tolerantes con el dominio extranjero.
    Tratando de obligarlo a tomar partido, le preguntaron si los judios debian pagar impuestos a Roma.
    Marcos registra la respuesta de Cristo: Por qué me ponen a prueba? Tráiganme un denario para verlo. Trajeron uno. Y él les dijo: De quién es esta imagen e inscripción?. Ellos le dijeron : De César. Jesús entonces dijo: (Marcos 12:13-27) A propósito de esta respuesta, el libro Teología Moral dice: El era en verdad el Mesías, pero no el tipo de mesías politico que ellos [los judíos] se habian ideados. [...] Jesús enseña una doctrina que distingue y separa la religión de la politica.
    Significa eso que Cristo era indiferente ante la pobreza, la corrupción y el sufrimiento?
    Al contrario, la Biblia dice que le dolía ver el penoso estado de la gente (Marcis 6:33,34). Aun así, no emprendió un campaña para acabar con las injusticias del mundo, ni siquiera cuando insitieron en que se implicara activamente en las controversias de aquel tiempo.
    Estos tres ejmplos demuestran que Jesús siempre se negó a participar en la politica. Y los cristianos de hoy? Cuál debe ser su postura?

    ResponderEliminar
  2. Qué opinión tenia Jesús de la politica?

    En los evangelios se narran varios episodios del ministerio de Jesús que nos aclaran su opinión respecto a la politica. Por ejemplo cuando tenia unos 30 años y acababa de bautizarse, el Diablo le ofreció ser el gobernante de la humanidad. Más tarde, una muchedumbre quiso hacerlo rey. Y tiempo después quisieron convertirlo en un activista politico. Cómo reaccionó él en cada caso?

    GOBERNANTE DE LA HUMANIDAD.
    Según los relatos de los evangelistas, el Diablo le ofreció a Jesús gobernar sobre todos los reinos del mundo. Se imagina todo lo que Jesús podría haber hecho por los seres humanos si hubiera aceptado ese puesto? Habría dejado escapar semejante oportunidad si hubiera creído que con la politica podía lograr algo? Curiosamente, él rechazó la oferta (Mateo 4:8-11)

    REY

    En tiempos de Jesús, muchos ansiaban encontrar a alguien que pudiera poner fin a la inestabilidad politica y económica. Impresionados por todo lo que Jesús era capaz de hacer quisieron que entrara en la carrera politica. Qué hizo él? El evangelista Juan escribió: sabiendo que estaban a punto de venir y prenderlo para hacerlo rey, se retiró otra vez a la montaña, él solo (Juan 6:10-15). De nuevo, se negó a intervenir en politica.

    ACTIVISTA POLITICO.

    Algo parecido ocurrió días antes de que Jesús muriera. Un grupo formado por discípulos de los fariseos y por miembros del partido de los herodianos lo abordaron. Los primeros estaban a favor de independizarse del Imperio romano, mientras que los segundos eran más tolerantes con el dominio extranjero.
    Tratando de obligarlo a tomar partido, le preguntaron si los judios debian pagar impuestos a Roma.
    Marcos registra la respuesta de Cristo: Por qué me ponen a prueba? Tráiganme un denario para verlo. Trajeron uno. Y él les dijo: De quién es esta imagen e inscripción?. Ellos le dijeron : De César. Jesús entonces dijo: (Marcos 12:13-27) A propósito de esta respuesta, el libro Teología Moral dice: El era en verdad el Mesías, pero no el tipo de mesías politico que ellos [los judíos] se habian ideados. [...] Jesús enseña una doctrina que distingue y separa la religión de la politica.
    Significa eso que Cristo era indiferente ante la pobreza, la corrupción y el sufrimiento?
    Al contrario, la Biblia dice que le dolía ver el penoso estado de la gente (Marcis 6:33,34). Aun así, no emprendió un campaña para acabar con las injusticias del mundo, ni siquiera cuando insitieron en que se implicara activamente en las controversias de aquel tiempo.
    Estos tres ejmplos demuestran que Jesús siempre se negó a participar en la politica. Y los cristianos de hoy? Cuál debe ser su postura?

    ResponderEliminar