lunes, 30 de noviembre de 2015

Ciudadanos. La vieja política neoliberal en un nuevo envase. A la caza del voto despistado.








Ricardo Herreras Santamarta/



                                                                                          CIUDADANOS

El subidón de esa derecha neoliberal con aire amable y sonrisa dentífrica denominada Ciudadanos y de ese mirlo blanco del IBEX-35, príncipe azul de la CEOE y niño bonito de los directores de periódico llamado Albert Rivera para sostener el más que previsible fin del bipartidismo el próximo 20-D a costa de frenar a Podemos constituye un buen ejemplo de la extraordinaria capacidad para el reciclaje que atesora todavía un Régimen del 78´ en fase de aguda senectud, sí, pero aferrado como una lapa a un plan Renove que le permita cambiarlo todo para que nada cambie. 




Atestado en sus heterogéneas filas de oportunistas que vienen rebotados de otras formaciones (PP, PSOE, UPyD, etc.), con un apoyo mediático descomunal y millones de euros de financiación, este producto ideado para favorecer básicamente a la burguesía parece encontrar no obstante su público entre aquellas esquilmadas (y cagonas) clases medias urbanas con síndrome de Estocolmo más los inevitables obreros despistados de siempre, todos ellos dispuestos a que sean unos jovencitos guays e impolutos y no los carcamales corruptos del PP quienes les digan que hay que seguir con los recortes sociales, la privatización de los servicios públicos, la congelación de sueldos y pensiones, el copago sanitario, los trabajos basura, el gravoso rescate a la banca, el ignominioso pago de la deuda externa para mayor gloria del Bundesbanko las aventuras bélicas en el exterior de la mano de una cada vez más (permítaseme el chiste fácil) desnortada OTAN.

A corto plazo, el contexto (el falso enfrentamiento entre Cataluña-España, la decepción de Syriza, etc.) parece favorecerles. Pero como casi todo producto de consumo (pre)fabricado en los laboratorios mercadotécnicos en estos tiempos volátiles, la fecha de caducidad de la marca blanca del PP no se aventura muy lejana. Porque los asépticos, inodoros, incoloros e insaboros chicos/chicas de Ciudadanos que parecen sacados de una convención de Microsoft tienen un gran problema: más allá de algunas cuestiones cosméticas, la política real del día a día muy poco tiene que ver en el fondo con lo que los coach de turno les han enseñado en las caras y exclusivas escuelas de negocios y marketing de las que provienen.

                                                                                      RICARDO HERRERAS.


                                                          

1 comentario:

  1. Ciudadanos no mola.sus palabras están vacías de contenido.no hay caras conocidas salvo dos.su representante de Sevilla su video sin saber que decir en la ti confirma su falta de contenido como partido

    ResponderEliminar