lunes, 9 de noviembre de 2015

Lucio Ángel Vallejo Balda. Una biografía en stand by.




Seminario de Astorga.

Lejos quedan ahora aquellos comienzos del año 1987, cuando el joven Lucio Ángel Vallejo Balda aterrizaba en el seminario de Astorga. Por aquel entonces andaba por los veintipico y había llegado a mitad de curso porque ya había finalizado sus estudios eclesiásticos y no tenía que ir a clase. Así, continuaba progresando a buen ritmo y se encontraba ultimando su tésis doctoral.

Lucio era un chico muy despierto y no perdía ocasión de enseñar algunos libros a los seminaristas, aunque tampoco era amigo de las fatigas intelectuales, ya que para los trabajos más laboriosos -como la tésis doctoral- prefería copiar directamente de los libros antes que poner notas.

Pero al llegar al seminario de Astorga, en el joven ya habían fraguado los cimientos espirituales y sus relaciones con el Opus Dei también estaban bien consolidadas. Sin duda, Lucio Ángel estaba preparado para convertirse en un buen sacerdote y vestía por entonces sotana sin los aditamientos, como los seminaristas de antes. Era un chico jovial pero a la vez muy clásico, ¡que maravilla para una dióceis tan tradicional como la de Astorga!. Y llegó aquel momento tan esperado, pasados solamente unos meses, el joven de 26 años Lucio Ángel Vallejo Balda fue ordenado por el obispo Briva Miravent el día 1 de agosto.

Al principio se le destinó a Zamora pero en un trienio ya había regresado cerca de la sede, y ésta vez, para convertirse en ecónomo de la diócesis asturicense. Briva Miravent había decidido confiar en él y antes de alcanzar la treintena lo convirtió en el ecónomo más joven de España. El padre Ángel se hizo entonces cargo de 13 parroquias de La Cepeda y poco a poco empezó a ganarse a los feligreses con su carisma. Hasta en los pueblos más anticlericales el riojano se hacía querer. Era activo, innovador, se preocupaba por los templos locales y no se hacía nada pesado en las misas. Algunos hablan maravillas de él y acerca de sus misas rápidas. Lucio siempre ha llevado mal la fatiga intelectual y la monotonía. Es mucho más amigo de la creatividad, de las relaciones sociales y de la innovación.



Iglesia de Santa Marina en Los Barrios de Nistoso.

 Una de las localidades en las que dejó su sello personal fue en Los Barrios de Nistoso, en donde se ganó el afecto de las gentes. Ello es indudable, pues incluso en estos tiempos de tribulación hacen comentarios positivos sobre él. Y ¡que recuerdos!, algunos feligreses cepedanos aún recuperan de la memoria aquellas emocionantes misas y cuando el sacerdote del Opus Dei oficiaba en el templo de Santa Marina en homenaje al beato local, el trinitario Segundo de Santa Teresa. Vamos... que lo que no haya hecho Lucio Ángel por conquistar las almas de los fieles...

En fin, no podemos ahora detenernos en hacer un balance detallado de sus dos décadas de trabajo por La Cepeda, pero su trayectoria en la comarca fue positiva. Salvo por algún borrón y crítica de ámbito local que ya se ha publicado en otros medios, Lucio fue un buen párroco. Pues sí, nadie es perfecto y por ello también fue conocido en algunos sitios por el sobrenmbre de Pájaro Espino.



Ermita de San José de Requejo.

 Sin embargo, mostró su sensibilidad por el arte y la religión en los templos locales, y de su gestión hoy queda la restauración de varias edificaciones que han tomado nuevas fuerzas para resistir los próximos siglos, ¡Bravo Lucio! Aunque seguro que habrá alguien que también lo critique por eso. Solamente le quedó al activo párroco una tarea pendiente, la restauración de la Ermita de San José de Requejo, la cual, en su día exhibió un exclusivo retablo de piedra. Fue inevitable, el padre Ángel tuvo que marchar al Vaticano y el proyecto -en el que participaba también la asociación Promonumenta- no pudo culminarlo. Menos mal que Promonumenta vigila la ermita de cerca y algún día, su restauración se llevará a cabo.

Siempre apuntó alto, llegaron las Jornadas de la Juventud 2011 y Lucio fue recomendado para solucionar los asuntos económicos de la Santa Sede. Sin tardar, fue recibido con los brazos abiertos en el Vaticano. Pero tras unos primeros pasos afortunados y una proyección que parecía imparable, la rutilante estrella del padre Ángel comenzó a eclipsarse. Sin estar previsto en el guión, improvisó alguna actuación polémica y ello propició que llegaran los momentos de la tribulación, y lo que son las cosas, el prelado riojano se encuentra ahora en una inquietante situación. En fin, con una madre bastante preocupada, con la incredulidad y desconcierto de los que más lo conocen y mientras todavía no se han aportado pruebas sobre su culpabilidad, lo cierto, es que a día de hoy permanece arrestado y en stand by, a la espera de que se demuestre si es culpable de la sustracción y divulgación de documentos reservados, o si por el contrario, se revela como la víctima de un complot fraguado por alguno de los grupos de poder del Vaticano, en donde tanto aspirante a algo, está deseando medrar o a hacerse con una suculenta parcela de poder.




No hay comentarios:

Publicar un comentario