martes, 8 de diciembre de 2015

Astorga se volcó con PODEMOS. La sensación de remontada también empieza a ser percibida por la población de la zona centro de la provincia.




A los tres minutos de abrirse la puerta ya no quedaban asientos.

Este pasado lunes la formación morada de Pablo Iglesias ha dejado grabada su impronta en la ciudad de Astorga. Pablo Fernández, Carolina Bescansa, Pablo Echenique, Ana Marcello y Julio Rodríguez supieron transmitir un mensaje de seriedad  y esperanza que los ciudadanos llevan esperando desde que la crisis y la desalentadora gestión del bipartidismo condujeran a Astorga y al resto del país, hacia un peligroso caos y la más indecente desprotección social.

Los recientes casos de Bárcenas, Isabel Carrasco o Vatileaks 2, han puesto en evidencia que el abuso de los poderosos y la corrupción no afectan únicamente en geografías concretas o centros de poder alejados, sino que son un mal endémico y endogámico que también ha echado sus raíces en Astorga. En efecto, se trata de un mal bastante enraizado que ha sido alentado por la endogamia de una casta, a la que ya no le queda otra opción que aferrarse a la manipulación mediática y de encuestas.



La cercanía y accesibilidad de los miembros más destacados de la formación sorprendió a algunos espectadores.

Pero el fin de este sistema en descomposición ha llegado y todo indica que los nuevos partidos darán un paso definitivo el 20 D. Sin duda, porque ayer, tal y como viene sucediendo por todo el país desde hace semanas, el salón del hotel Astur Plaza se abarrotó con gente de mediana y avanzada edad para conocer de cerca el proyecto de PODEMOS, así como para confirmar por enésima vez a lo largo de esta campaña, que el voto de mayores de 60 años no está seguro en los opacos despachos del bipartidismo. Efectivamente, asqueados del autoritario franquismo y de los abusos que ahora están padeciendo sus hijos y nietos, se empieza ya a intuir la bofetada que podría recibir el bipartidismo que salió de la dictadura por parte de una generación que ha visto, que mientras ellos generaban riqueza para el país y sus hijos, un buen número de políticos y afines al Régimen del 78 se han apropiado de ella, y, ya la han despilfarrado.

Por lo tanto, tras lo visto ayer, puede interpretarse que una buena parte de la población de Astorga y de las comarcas próximas está dispuesta a darle un empujón a PODEMOS. Ciertamente, la zona centro de la provincia supo estar a la altura de las circunstancias y las elecciones del día 20 podrían acabar dejando sin sentido las encuestas cocinadas con veneno, que estos días sirven los medios afines a la casta del 78. Es indudable, una bocanada de aire fresco ya ha empezado a invadirlo todo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario