martes, 15 de diciembre de 2015

Patético cara a cara entre Rajoy y Sánchez. Los líderes del PP y PSOE escenifican el final del bipartidismo postfranquista.




La España del siglo XXI no puede permitirse tener presidentes del gobierno como Mariano Rajoy o Pedro Sánchez. La vieja política del insulto, la corrupción y el "y tú más", debe dar paso a una nueva política de soluciones.

Patético. Así ha resultado el cara a cara celebrado esta pasada noche entre los líderes del PP y PSOE. El debate bipartidista dio incontables muestras, una tras otra, de la decrepitud irreversible que ya ha alcanzado el Régimen del 78.

Dos líderes anclados en el pasado y sin ideas hicieron el ridículo en incontables ocasiones, ante un moderador de otra época que permitió a los candidatos a la presidencia del gobierno insultarse mutuamente y arrastrar la política española hasta la cloaca más fangosa y hedionda del país. Hoy, posiblemente, la política argumentada con "el y tú más" haya dado sus últimos coletazos.

Pero el debate, de bajo perfil intelectual, también puso en evidencia que los candidatos no están a la altura de las altas responsabilidades que exige el gobierno del estado. En definitiva, dos candidatos que quisieron tener un debate como si el país siguiera en 1993, demostraron que aún no han evolucionado y ello, a pesar de que sus partidos han conducido al país al borde del precipicio.

A partir de ahora, los ciudadanos deberán meditar y valorar si prefieren ser gobernados por dos líderes que parecían unos pandilleros maleducados de instituto, o por el contrario, olvidarse definitivamente de la política de insultos y proyectarse hacia una política de soluciones. Los españoles, el próximo domingo, deberán decidirlo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario