jueves, 28 de enero de 2016

El Consejo de Europa le tira de las orejas a la junta de Castilla y León. La lengua leonesa debe promocionarse.



Teatro en lengua leonesa representando uno de los célebres cuentos de la familia Bardón en Quintana del Castillo. La representación teatral tuvo lugar hace unos lustros en la sede de la Asociación socio-cultural El Fuyaco. De izquierda a derecha: Pablo Muñoz, Juan José Domínguez, Argimiro Domínguez, Miguel Ángel Domínguez y Santiago Somoza.


Cuando en el año 2007 se acogió con satisfacción el reconocimiento expreso del Leonés en el Estatuto de Autonomía de Castilla y León, algunos llegaron a creer que la suerte de nuestro idioma empezaría a cambiar en la unión geográfica creada hace escasas décadas. Pero lo que son las cosas, a pesar de las numerosas demandas de las asociaciones que defienden la lengua, de una resolución del Procurador del Común y de alguna que otra medida más, la junta de Castilla y León todavía no ha adoptado ninguna medida seria al respecto.

Y es por esa razón, que finalmente el Consejo de Europa ha reclamado a las autoridades españolas y autonómicas que se les remita información detallada y específica sobre la situación del leonés en Castilla y León y sobre las medidas adoptadas para la aplicación de la Carta Europea en esta Comunidad. Además, ha insistido en la petición de medidas para facilitar y promover el uso del leonés en la vida pública y que se garantice la enseñanza de esta lengua como parte de los planes de estudio que se siguen en Castilla y León. Así lo aseguraba ayer el Diario de León.

Por lo tanto, el Consejo de Europa acaba de dar unos fuertes tirones de orejas a las autoridades y según se precisa desde la anterior fuente ha instado al Gobierno español a que adopte medidas “concretas y prácticas” para promocionar el leonés, después de que el Ejecutivo central ratificase en 2001 la Carta Europea de las lenguas regionales o minoritarias.

El Leonés, sin duda, tiene un largo y difícil camino por delante. Pero en contra de lo que algunas autoridades autonómicas y de ámbito nacional pudieran creer o desear, este idioma todavía tiene mucho que decir y aún podría acabar por incorporarse a los planes de estudio en esta autonomía carente de identidad. Y quien sabe... tal vez un día los vallisoletanos y los habitantes del resto de Castilla guiados por la historia y por los origenes de su región -Castilla, el condado vasallo de León-, acaben aprendiendo nuestra hermosa lengua.



No hay comentarios:

Publicar un comentario