martes, 12 de enero de 2016

El Tuerto y el Órbigo todavía mantiene en tensión a algunas localidades por las crecidas de los cauces. La CHD vuelve a ser criticada.



El Porcos y el Tuerto bajan cargados de agua por La Cepeda, mientras que el Órbigo, al este de la comarca, provocaba este lunes cierta preocupación en Villanueva de Carrizo.


La crecida de los cauces desde el último fin de semana aún mantiene en tensión a varias localidades ante el riesgo de desbordamiento por algunos puntos. El pasado domingo las lluvias ya desbordaron los ríos Tuerto y Omaña, haciéndose finalmente necesario abrir el Embalse de Villameca.

En algunos puntos negros como el de Villaobispo de Otero, los vecinos vieron correr las aguas por el asfalto y comprobaron como se anegaba la carretera una vez más. Sin embargo, la localidad que más está padeciendo las inundaciones es Castrillo de las Piedras en el municipio de Valderrey, cuyo alcalde, Gaspar Cuervo, ya ha manifestado su impotencia y la de sus vecinos protestando por las extrañas medidas adoptadas por la Conferencia Hidrográfica del Duero CHD en la histórica presa la Zague, ya que insiste, en mantenerla cerrada.

Ante el temporal de agua, nieve y frío en el  que se ve inmersa la provincia, por el momento, la parte central de ésta no mejorará mucho su situación y deberá seguir prestando atención a los cauces de los ríos Tuerto y Órbigo. Curiosamente, este último causaba ayer cierta preocupación a la altura de Villanueva de Carrizo, bien cerca de donde la CHD quiere construir unos esperpénticos embalses que puden dañar gravemente el cultivo del lúpulo. Pero, ¿no sería mejor que la CHD tuviera mejor atendidos los cauces de los ríos de la zona central de la provincia?, esos, que ahora están secos durante varios meses al año.



No hay comentarios:

Publicar un comentario