miércoles, 13 de enero de 2016

Los Kim de Corea y ¿el miedo de Estados Unidos y sus aliados?.








Ricardo Herreras Santamarta/



LOS KIM DE COREA

El año comienza movidito en la escena política internacional. Del terremoto provocado en el mundo musulmán por las infames ejecuciones en la “muy democrática” (ja, ja, ja) y aliadísima Arabia Saudí al que ha sacudido el área de Kilju con la supuesta prueba de una bomba H por parte del, más que totalitario, orwelliano régimen norcoreano.

Si bien la llamada Guerra Fría finalizó oficialmente hace tiempo, lo cierto es que en el paralelo 38 las cosas continúan tan calientes como hace 60 años, con Obama ahora en el papel de Harry S. Truman y el pequeño Kim Jong -uno haciendo lo propio con el de Iosif Stalin. Este último, lejos de ser un risible lunático como nos lo pinta la prensa de por aquí, es como lo era su padre, el extraño Kim Jong-il, y antes su abuelo, el carismático Kim Il-sung- heredero directo de una saga de autócratas para los que el “padrecito” soviético sigue siendo el referente fundamental, el último ortodoxo puro y duro del marxismo leninismo, un hábil jugador de póker que, aunque la economía de su hermético y depauperado país esté literalmente hecha unos zorros, se lo pasa como un auténtico enano (nunca mejor dicho) desquiciando a unos (USA), pisando los callos a otros (Japón, Corea del Sur) y obligando al final a todos a negociar por mor de su mastodóntico ejército e incipiente arsenal atómico.

Así las cosas USA y sus aliados se abstendrán muy mucho de tocar demasiado las pelotas. Que nadie se equivoque al respecto: Corea del Norte no es Irak, Libia o Siria. Ni siquiera Irán. Los imprevisibles Kim de Corea no se andan con bromas. No ya es que jueguen con fuego, es que juegan con armas termonucleares. 

Casi nada al aparato. Así que cuidadín…


                                                                       RICARDO HERRERAS



No hay comentarios:

Publicar un comentario