martes, 9 de febrero de 2016

¿Estamos ante una recuperación económica o un crack? ¿crack a la vista?







Ricardo Herreras Santamarta/


                                                                    ¿CRACK A LA VISTA?

Cuando las gravísimas consecuencias del petardazo de 2008 todavía no se han disipado, desde mediados del año pasado empieza a haber peligrosísimas señales que nos advierten de que la tan cacareada recuperación no acaba de consolidarse (para los de abajo, en absoluto); antes bien, podríamos encaminarnos a un escenario tan dantesco como el que llevó al crack de 1929.

Veamos: la caída en picado de los precios de las materias primas (en especial el petróleo, en mínimos históricos), el frenazo en seco del comercio mundial, los acuciantes problemas por los que atraviesan los países emergentes, los escasos estímulos en los indicadores de consumo en los países ricos, el incremento exponencial de la deuda (multiplicada hasta el extremo "gracias" a las políticas de austeridad, los recortes presupuestarios y los salvatajes al sistema financiero) con respecto al Producto Interior Bruto, la indisimulable desaceleración en el crecimiento del gigante chino y sus problemas bursátiles...

¡Quién sabe! Lo de hacer pronósticos en esta materia siempre resulta complicado. En realidad la economía es una ciencia, qué duda cabe, pero no tan exacta como a veces nos quieren hacer creer. Tampoco es cuestión de ser agoreros ni mucho menos ponerse en lo peor siempre. Pero lo cierto y verdad es que la economía en este desbocado, volátil e imprevisible capitalismo de casino vigente empieza a parecerse demasiado a esos personajes de dibujos animados que continúan corriendo aún después de salir del precipicio, hasta que de pronto miran abajo, se dan cuenta de que ya no tienen suelo bajo sus pies y entonces se van a tomar por saco.

Claro que eso a los que continúan lucrándose día y noche les da bastante igual, pues como dicen en mi pueblo “La última trampa, alguno la pagará”. Y al final, “El que venga detrás, que arree”.

                                                                                   RICARDO HERRERAS



No hay comentarios:

Publicar un comentario