miércoles, 16 de marzo de 2016

Lucio Ángel Vallejo asistió este martes a la quinta audiencia del caso Vatileaks 2.






Las cosas no pintan nada bien para el ex ecónomo de la silla asturicense Lucio Ángel Vallejo Balda a pesar de que el pasado mes de enero el actual obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez, dejó las puertas abiertas a su regreso a la diócesis. Algunos optimistas creyeron entonces que el proceso quedaría en nada y que Lucio regresaría desde el Vaticano a Astorga sin grandes problemas.

Pero antes de que monseñor Vallejo pueda volver a explicar la palabra de Dios a los feligreses cepedanos, éste deberá enfrentarse a la parte final de un proceso que poco a poco lo está minando. En cualquier caso, ayer se celebró la quinta audiencia del proceso Vatileaks 2 por robo y filtración de documentos reservados y Lucio volvió a desahogarse culpabilizando a Francesca Chaouqui, la mujer casada que lo condujo hacia el pecado el 28 de diciembre de 2014.

En verdad, no hay tregua en Vatileaks 2 y el párroco que otras veces respirara el aire puro de Los Barrios de Nistoso, estos últimos días ha tenido que reconocer el haber dado acceso a archivos, a los periodistas. Aunque eso sí, aseguró que lo hizo bajo la presión Francesca Chaouqui. El fiscal Piero Milano lo interrogó y monseñor Vallejo admitió ante éste y su abogada, haber facilitado al periodista Gianluigi Nuzzi las 85 contraseñas de los archivos. Aunque también destacó las presiones y chantajes que supuestamente le hizo F. Chaouqui en mayo de 2014, pues ésta deseaba continuar trabajando en el Vaticano. El marido de ésta, Corrado L., también habría participado en las amenazas y los chantajes.

En definitiva, por el momento no se puede aventurar ningún desenlace aunque todo hace suponer que Lucio tendrá que pagar su penitencia a través de una condena, y tras cumplirla, podría acabar regresando a la diócesis asturicense en la cual está incardinado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario