lunes, 25 de abril de 2016

Ricardo Herreras le da la razón a Mario Conde: de aquí se sale. Pero de la pobreza no.







Ricardo Herreras Santamarta/


                                                                            DON MARIO

En una operación coordinada por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz y la Fiscalía Anticorrupción, la Guardia Civil detenía en la mañana de hace hoy dos lunes al ínclito ex presidente de Banesto y siete personas más (entre ellas sus hijos, Alejandra y Mario, y su yerno, Fernando Guasch) por llevar algún tiempo supuestamente repatriando desde cuatro países (Suiza, Reino Unido, Italia y Países Bajos) y a través de préstamos, ampliaciones de capital e ingresos en efectivoparte del pastizal que afanó a fines de los ochenta y comienzos de los noventa.

La nueva detención de Conde se produce 23 años después de que estallase el caso Banesto y cuando han transcurrido más de 10 desde que abandonó la cárcel tras cumplir 11 de los 20 años de prisión que le impuso el Tribunal Supremo en julio de 2002 por delitos de apropiación indebida, estafa y falsedad documental. 

A estas alturas el hartazgo es ya tal y los casos de corrupción tantos, que hay que empezar tomárselo todo un poco a guasa para que no te salga una úlcera de estómago. Porque, bien mirado, lo del incorregible Mario Conde... ¡también es mala suerte! Para una vez que alguien intenta traerse la pasta desde los paraísos fiscales a España en vez de al revés, van y lo trincan.

Sí, creo que empezaba a caerme bien este tipo. Ahora que casi todo el mundo (desde políticos a deportistas pasando por personajillos de la farándula) se dedica aquí a evadir capitales por medio de sociedades offshore, hay algo de romántico en que él intentara repatriarlos a España.

Así que, mucho ánimo Mario. Como le escribió Rajoy a Bárcenas, “se fuerte”. Unos añitos más en la trena y cuando salgas aún tendrás por ahí fuera dos mil y pico millones para disfrutar. Ya sabes que de la cárcel se sale, pero de la pobreza no. Además, siempre te quedará tu inefable Intereconomía para seguir presentándote como víctima de eso que en su día llamaste “el sistema” amén de darnos lecciones de patriotismo y moralidad. O Telecinco, donde el “panameño” Bertín Osborne siempre te podrá hacer una entrevista prime time en un futurible “En tu celda o en la mía”.

                                                                                              RICARDO HERRERAS



No hay comentarios:

Publicar un comentario