martes, 24 de mayo de 2016

La rimbombante promesa de recuperar la actividad de Embutidos Rodríguez podría quedarse en una promesa electoral.






Unos 250 empelados han quedado en situación muy crítica después de que el pasado sábado se iniciara un incendio en la planta de Embutidos Rodríguez en Soto de la Vega, que finalmente ha acabado calcinando el 80% de las instalaciones. Sin embargo, el desastre económico-laboral no afectará únicamente a los trabajadores de la empresa sino que podría acabar perjudicando a un total de 750 familias que dependen directa o indirectamente de las instalaciones.

Aunque tras el incendio, ya hay quien podría estar pensando en las próximas elecciones y en concreto, la consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, realizó recientemente una visita y anunció que la junta de Castilla y León constituirá una comisión de urgencia para recuperar cuanto antes la actividad en la empresa.

Así, como quien envida a grande en una partida de sobremesa, la consejera también a optado por jugar a ganar y no dudó en acudir al lugar del incendio para prometer una "vuelta a la normalidad" a los trabajadores. Pero su promesa es tan poco fiable como la inexistencia del parque de bomberos que este pasado fin de semana se echó de menos. A falta de unas semanas para las elecciones generales no es de extrañar que la consejera venga a buscar votos, pero si no hay una firma antes del 26 J, las promesas podrían convirtirse en una broma macabra y las 750 familias de la zona, en familias víctimas del incendio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario