martes, 10 de mayo de 2016

Ricardo Herreras lee la obra de Pierpaolo Barbieri y reflexiona sobre el milagro económico alemán.







Ricardo Herreras Santamarta/



                                                                 LA SOMBRA DE HITLER

Suelo leer libros de Historia de la Segunda Guerra Mundial y ahora acabo de terminar uno -“La sombra de Hitler”, del argentino Pierpaolo Barbieri- donde se desarrollan las relaciones económicas entre el nazismo y el régimen de Franco.

Pero, para mi sorpresa, sus protagonistas no son los que aparecen en portada, sino el tecnócrata conservador Hjalmar Schacht, el poco conocido presidente del Bundesbank y ministro de Economía en los primeros años del III Reich, al que se nos presenta como el verdadero responsable del “milagro económico alemán” de entonces, caído después en desgracia porque el führer dejó de hacerle caso cuando le aconsejó optar por un imperio económico en vez de la guerra.

El libro está muy bien escrito, aunque no faltan contradicciones en su tesis. Empezando por Schacht, en absoluto un burócrata inocente e ingenuo (su “milagro económico” se basó en la industria armamentística, ¿qué otra salida tenía eso que la guerra?) sino más bien un tipo ambicioso y arribista que, como tantos otros conservadores germanos y lejos de dejarse arrastrar por los nazis, quiso aprovecharse de éstos para llegar a la cúspide.

Eso sí, si su proyecto fue verdaderamente el de crear un Imperio económico alemán mediante la subyugación financiera del resto de países europeos… se intuye quien ha podido ser el maestro de los Schäuble, Merkel y compañía.


                                                                                                   RICARDO HERRERAS



No hay comentarios:

Publicar un comentario