lunes, 13 de junio de 2016

SORPASSO La vieja guardia hunde al PSOE y Pedro Sánchez pondrá cara al desastre. El pacto con la nueva derecha lo aleja de sus bases y lo conduce al precipicio.







Ricardo Herreras Santamarta/



                                                                           SORPASSO

Con las muchas reservas -máxime cuando refleja un 30% de indecisos-  que hay que tener frente a toda encuesta, la última del CIS lejos de despejar la incógnita de la futura gobernabilidad de España sí parece evidenciar al menos una cosa meridianamente clara: que el discurso del miedo no está funcionando.

Frente al lento pero progresivo desangramiento del PP o el definitivo estancamiento de Cs, el que peor parado sale es el moribundo PSOE, amenazado por un más que factible sorpasso de Unidos Podemos que le abocaría a una difícil disyuntiva después de las elecciones de junio: o bien pactar con éstos y diluirse o bien abstenerse para, siguiendo los designios de la Troika, los bancos y la patronal, favorecer un gobierno del PP y Cs al que también podría adherirse, aunque eso ya sería su definitivo harakiri.

 En realidad, y pese a los desaforados editoriales de El País, habría que ser ya un genio del marketing político para conseguir reflotar a un partido que se (auto)define de izquierdas que lleva años sin discurso propio, sin alternativas para con el modelo neoliberal, sin propuestas claras, concretas y creíbles, votando lo mismo que el Grupo Popular en el parlamento europeo a un 70%, notoriamente alejado de sus bases, hasta arriba de casos de corrupción, con un líder errático dotado del mismo carisma que un botijo, con un expresidente del gobierno amigo de magnates del petrodólar, una “lideresa” andaluza desatadaen sus cortoplacistas ambiciones o históricos barones dando muestras de soberbia y estupidez cada vez que abren la boca, eso sin contar los cinco meses luciendo palmito por todas las televisiones en un pacto blindado con la nueva derecha de Cs.

Porque el votante de izquierdas parece haber descubierto al fin la farsa que se esconde tras el discurso con el que la cúpula del PSOE ha enmascarado siempre su perruno respaldo al statu quo, el abismo que hay entre el dicho y el hecho, las promesas incumplidas por las que se han despeñado tantas esperanzas…

Pero bueno, sus dirigentes siguen pedaleando ahí con la esperanza de que, por lo menos, puedan retirarse con algún puestecito en empresas afines. En eso Felipe González es su referente a seguir.


                                                                                                 RICARDO HERRERAS



No hay comentarios:

Publicar un comentario