domingo, 10 de julio de 2016

El Senado Español ¿ser o no ser?. Raúl Fuentes Carro.







Raúl Fuentes Carro/
                         

                                                     
 

                                                                    EL SENADO ESPAÑOL

A día de hoy y entre la población española, la opinión formada sobre la institución del Senado ni es buena ni halagüeña. Tildado como el “cementerio de elefantes políticos” o bien, “el retiro dorado”, hace que muchos ciudadanos y ciudadanas se cuestionen, no ya para qué sirve, sino si debe de mantenerse como institución del estado.

Sin lugar a dudas, un sistema bicameral debidamente estructurado ofrece un mayor abanico de garantías a los administrados que un sistema de cámara única. Yendo un paso más allá, quizás la verdadera esencia de la problemática radique en que el Senado Español se encuentra estancado en su imagen decimonónica, a pesar de que a lo largo de la historia de su corto funcionamiento en España, haya tenido ocasiones de tener techos competenciales y funcionales similares a los de la cámara baja o Congreso.

Por lo tanto, quizás la cuestión de fondo deba tomar deriva, no ya hacia la existencia o no de la institución, sino en si es necesario acometer una reforma de la misma tal que permita constituirse como un auténtico baluarte de los territorios a los que representa, ya que a fin de cuentas esa es su finalidad última.

En la actualidad las funciones del Senado se ven constreñidas a la posibilidad de añadir enmiendas o veto a una Proposición de Ley ya aprobada por el Congreso (lo que abarca de refilón la cuestión presupuestaria cuando afecta a la Ley de Presupuestos Generales del Estado), la autorización de la prestación del consentimiento del Estado para comprometerse mediante Tratados Internacionales, la participación en la elección de cierto número de miembros de las Instituciones Públicas del Estado (Consejo General del Poder Judicial, Tribunal de Cuentas, etc.) y no exclusiva, sobre en lo que a temas de la corona se refiere. Sin embargo, cuando entramos en cuestiones de función de integración territorial, a pesar de que la Cámara tiene la potestad de pronunciarse con carácter previo, rinde la exclusividad de esa función a lo que en última instancia decida el Congreso.

Pues bien, y siempre desde mi personal punto de vista, pongamos por ejemplo que empezamos por cambiar la circunscripción de acceso a la institución sustituyendo la Provincia por el Partido Judicial. El objetivo es dotar de un mayor conocimiento de las problemáticas territoriales y de un mayor arraigo del representante a la zona. Mediante este sistema se consigue, aparte del arraigo citado, que el representante pueda escapar de los sistemas partidistas actuales de elección y aumentar el número de independientes, ya que aunque el sistema de elección siga siendo mayoritario, el corte para conseguir representación es mucho menor. En una segunda fase, se tendería a dotar a la Institución de una mayor carga competencial en lo que al ámbito territorial se refiere ( por ejemplo en materia de competencias exclusivas, transferidas y de disposición del Estado a los territorios, cuestiones de organización territorial del estado, etc). De esta manera, el resultado final se traduce en una cámara con un alto bagaje competencial, con representantes altamente arraigados a sus territorios y capaces de dar soluciones eficaces ante problemáticas territoriales comunes.

Pero hasta que ese momento llegue y sobre todo, ante el panorama social y político actual, la institución al igual que el Hamlet de Sakespeare, solo puede hacer que debatirse en el “ to be or not to be? That's the question”.

                                                                                                    Raúl Fuentes Carro.


                              DESCARGAR GRATIS UN EJEMPLAR DE LA LEONERA
 

  FUENTES CARRO, Raúl, "El Senado Español", en La Leonera. nº 1, León, 2016, p. 8. Boletín editado por Círculo Podemos León cuyo editor literario es Formación Democrática de Podemos León. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario