domingo, 14 de agosto de 2016

Érika Villaécija se enfrentará a su última gran carrera mientras todavía resuena el supuesto golpe propinado a Mireia Belmonte.





Érika Villaécija ha derrotado y eclipsado a Mireia Belmonte en varias ocasiones, como por ejemplo, en la prueba de 5 km en Aguas abiertas en el Campeonato de España del año pasado.


Todo está ya a punto para que mañana lunes a partir de las 14:00 horas, la nadadora catalano-cepedana Érika Villaécija se lance a las aguas de Copacabana en busca de una medalla en la prueba de los 10 km de Aguas abiertas en los Juegos Olímpicos de Río.

Pero hasta que Érika se lance al agua, todavía resonarán los ecos del golpe que recibió la flamante medallista de oro Mireia Belmonte el día que ambas nadadoras se disputaron en Setúbal la única plaza que había para participar en la prueba olimpica de 10 km. Hasta entonces, Érika presentaba un historial competitivo intachable en materia de deportividad, pero a partir de aquella prueba, Mireia Belmonte y su entorno lo cuestionaron con una gravísima acusación.




En efecto, tras la competición, la derrotada Mireia Belmonte no tardó en fotografiarse y en poner en duda a Érika Villaécija dejando en el aire la siguiente explicación: En mi caso quiero creer que fue un acto hecho sin maldad, ya que siempre debe prevalecer el deporte limpio. Incluso, cuando la de Cogorderos vió a Mireia al finalizar la prueba, la de Badalona la acusó directamente. El Mundo Deportivo (en cursiva) lo detalla así:

Villaecija continúa. “Una vez en tierra vi que Mireia tenía un golpe en la cara y le pregunté: ‘¿Qué te ha pasado?’. Y ella me respondió: ‘Has sido tú. En la segunda vuelta. Me lo ha dicho Fred (Vergnoux, su entrenador). Yo le dije que se equivocaba porque no la había visto en toda la prueba. De hecho ella llegó minuto y medio después de mí. Y ahora me encuentro con esto”.





Sin embargo, Mireia Belmonte podría quedar como una mentirosa, ya que Fred Vergnoux no respaldó la acusación de Belmonte al dar su versión de los hechos al Mundo Deportivo:

 “Yo no vi quién pegó a Mireia porque estaba muy lejos, en los pontones, en el momento en que sucedió, a mí me lo explicó la propia Mireia al terminar. Sí es cierto que cuando salió del agua y le vi la cara me preocupé muchísimo, pero eso es algo que sucedió en la carrera y allí debe quedarse. Lamento que el tuit haya generado tanta polémica, porque la natación tiene muchos valores positivos y estamos a menos de dos meses para los Juegos Olímpicos de Río, y deberíamos centrar nuestra atención y esfuerzos en prepararlos de la mejor manera posible”.


Así pues, un lamentable espectáculo iniciado por Mireia Belmonte a partir de la disputa de una prueba en la que las nadadoras tan sólo ven brazos y piernas, en donde los contactos son constantes y la entereza física fundamental, hasta tal punto, que acaban decidiendo los primeros puestos en numerosas ocasiones. En definitiva, una Mireia Belmonte derrotada y eclipsada -como cuando se tuvo que conformar con la plata detrás de Érika en la prueba de 800 m en el Campeonato del Mundo- podría haber escrito su peor página deportiva al dejar ensuciados los logros deportivos conseguidos.

Pero ahora le toca el turno a Érika Villaécija y la de Cogorderos deberá salir centrada y a tope en la prueba de Aguas abiertas si quiere tener opciones a una medalla con la que completar su dilatado palmarés. Es su última gran prueba, y después de tantos años dando noticias sobre ella, le enviaremos un mensaje de ánimo desde LA CEPEDA:


                                      ÁNIMO ÉRIKA, ADELANTE Y MUCHA SUERTE.




No hay comentarios:

Publicar un comentario