jueves, 29 de septiembre de 2016

El PSOE saltó ayer por los aires y los críticos intentarán hacerse hoy con Ferraz. Tino Rodríguez y García el Blanco ya caminan por sendas diferentes.







Se han terminado los tiempos de sonrisas y alegrías para el Partido Socialista Obrero Español. El PSOE ya no disimula y tras los nefastos resultados en las elecciones autonómicas del 25s y la posterior decisión de Pedro Sánchez de convocar primarias han acabado por desatarse todas las hostilidades.

Ayer, el multimillonario y polémico expresidente del gobierno, Felipe González, comenzó a dinamitar el partido en una entrevista en la que llegó a asegurar que Pedro Sánchez le había engañado. Desde ese momento, comenzaron a producirse un rosario de decisiones y noticias que a última hora del día dejaban a Pedro Sánchez herido, pero rodeado de algunos fieles que están atrincherados en Ferraz.

Pero la ofensiva del sector crítico liderada por Susana Díaz está siendo contundente y la dimisión de 17 miembros de la ejecutiva para forzar la salida de Pedro Sánchez ha creado una crisis sin precedentes en el partido. Esta mañana, una reunión en Ferraz podría empezar a aclarar la situación respecto a quien podría hacerse con el poder, pero el sistema de asalto llevado contra el actual secretario Pedro Sánchez y la intención de entregar el gobierno al Partido Popular ignorando la voluntad mayoritaria de militantes y votantes socialistas, hace presagiar, inevitablemente, un PSOE partido en dos.

La crisis se ha extendido en clave nacional y por lo que respecta a la provincia leonesa se observa el mismo problema, ya que Ibán García del Blanco estaría manteniendo su lealtad a Pedro Sánchez mientras que Tino Rodríguez se habría acercado ya al sector crítico.



No hay comentarios:

Publicar un comentario