domingo, 11 de septiembre de 2016

Fumiko Negishi pudo ser la principal autora de unas 221 obras que se atribuyen a Antonio de Felipe, el Andy Warhol español.







España sigue siendo un país de pícaros y rufianes en el que todavía se continúa premiando la trampa y la mentira por encima del talento y la seriedad. Pero hoy, no voy a escribir sobre ningún escándalo político, sino sobre uno artístico, en fin, acerca de un escándalo que indigna.

Nada menos que Antonio de Felipe (Valencia, 1965), el Warhol español, habría estado una década aprovechándose del talento de la japonesa Fumiko Negishi (Tokio, 1970), a la cual tenía trabajando en su estudio desde 2006.

Así, antes de que Fumiko comenzase a pintar para él, los cuadros del presunto tramposo valenciano destacaban por su escasa técnica y recibió en su día duras críticas por usar fotocopias pegadas en el cuadro y colorearlas encima. En verdad, era unos cuadros de tan baja calidad que incluso la artista japonesa, ahora que lo ha demandado, ha decidido no reclamar loss primeros trabajos en los que intervino siguiendo sus primeras directrices.

Era una obra sin mucho mérito, aunque se produjo un cambio a mejor y las críticas comenzaron a ser favorables, por lo que el presunto pícaro español argumentó entre otras cosas que: era fruto de su madurez. Y así, con una cara bien dura, habría comenzado a firmar obras realizadas por Fumiko Negishi. El Warhol español le mandaba bocetos y otras veces ni eso, solo ideas, pero el talento de la japonesa obraba el milagro y era entonces cuando "la referencia del Pop Art español" estampaba su firma. Alguna vez, trazó alguna línea más sobre ellos, por ejemplo, cuando deseaba dejar una pestaña a su gusto, etc...

 



La producción de obra fue buena y nada menos que unos 221 cuadros que habría firmado o exhibido Antonio de Felipe serían de autoría o autoría principal de Fumiko, la japonesa que trabajaba para él y a la que no le hacía ninguna publicidad. Y lo que es más miserable, ocultaba o intentaba ocultar que pintaba para él en su estudio.

Sin embargo, todo terminó, incluso aquel éxito comercial vinculado a la época dorada del PP valenciano. Llegaron las vacas flacas, el Andy Warhol español entregó la carta de despido a Fumiko y ésta acabó demandando a Antonio de Felipe para que finalmente se reconozca que ella es la autora real de buena parte de sus cuadros.

El digital de Pedro J. Ramírez, siempre atento a todo lo que palpita ha dado a conocer recientemente este escándalo artístico y no ha dudado en recoger el envite suave pero probatorio de la japonesa: que pinte él, verás como no sabe. Verás como no hace ningún cuadro realista a partir de ahora".




No hay comentarios:

Publicar un comentario