lunes, 26 de septiembre de 2016

Las elecciones autonómicas del 25 s castigaron al PSOE y dejaron sin representación a Ciudadanos.





Las políticas demagógicas de Albert Ribera sólo han servido para conducir al precipicio, a su partido.



Se veía venir y no hubo grandes sorpresas. El PSOE fue severamente castigado en Galicia y Euskadi, mientras que Ciudadanos no logró obtener representación y quedó fuera de los dos parlamentos a los que aspiraba entrar.

La formación nacionalista PNV y el PP en Galicia renovaron sus victorias y pueden darse por satisfechos al haber hecho con comodidad sus deberes. Bildu, por su parte, logró retener una buena cantidad de su electorado y aprobó el examen, mientras que BNG recibió una bofetada y lo suspendió.

Pero la noche electoral, si para alguien dejó unos buenos resultados fue para Podemos ya que se asentó en los dos parlamentos y superó su prueba con una nota alta. Estos buenos resultados de Podemos sirvieron también para dejar tocados a los socialistas, que se vieron sobrepasados en ambas autonomías por Podemos y vaticinan ya, una nueva forma de entender la Izquierda mayoritaria de España. Sin duda, después de los sorpasos de Galicia y Euskadi, la noche del 25 s será recordada durante mucho tiempo por los viejos socialistas, que ahora, tienen por delante unos días muy conflictivos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario