jueves, 22 de septiembre de 2016

Victorino Alonso fue abucheado antes de iniciarse el juicio por la destrucción del yacimiento de la cueva de Chaves.







El empresario Victorino Alonso fue recibido ayer por una nube de abucheos antes de que se iniciase el juicio por la destrucción del yacimiento neolítico de la cueva de Chaves. Una concentración organizada por Ecologistas en Acción le increpó bulliciosamente mientras le lanzaba algunos mensajes como: ¡Alonso paga!

Pero el empresario leonés, lejos de mostrarse inquieto o preocupado por el gravísimo delito que se le atribuye, así como por la la evidente indignación popular explicó a los medios antes de entrar a la sala: "Estoy tranquilo y esperando a que se celebre el juicio".

Y ello, a pesar de que Victorino se enfrenta ahora a una pena de dos años y ocho meses como mínimo, y a una indemnización de 50 millones de euros. Pero el acusado, puede considerarse afortunado porque el catedrático de Prehistoria Francisco Burillo ha estimado el daño ocasionado al yacimiento neolítico en 500 millones de euros.

Por el momento, Victorino Alonso se ha limitado a dar una imagen de tranquilidad y a mostrar un porte chuleta en la sala -véase la imagen-, pero de muy poco podría valerle si los testigos vuelven a ratificar la declaración de que recibieron de Alonso la orden directa de excavar para albergar allí animales.




No hay comentarios:

Publicar un comentario