viernes, 23 de abril de 2010

Herrera sugiere una Castilla y León sin Libros de Historia.


Aunque pueda parecer una contradicción en el día del libro, el presidente de la junta ha hablado de la creación de una identidad, que él define como útil, y que consistiría en un endeble "mirar juntos como pueblo el mañana". El presidente de la junta, sin embargo, sugiere que esta identidad no debería basarse tanto en los Libros de Historia o en las raíces milenarias de cada uno de nuestros pueblos.

De modo incoherente, en el mismo contexto, Juan Vicente Herrera considera que es importante la lectura del próximo manifiesto de Villalar o considera que Miguel Delibes es nombre ya para siempre esencial de nuestra historia y cultura.

La afirmación de Herrera aparece hoy publicada en el Diario y La Crónica de León, sobre esta confusa identidad con Castilla y León podemos leer que nos beneficia a todos y que se basa, no tanto en los Libros de Historia o en las raíces milenarias de cada uno de nuestros pueblos, sino en mirar como pueblo juntos el mañana.

Si el presidente de la junta tuviese interés por la Historia y por sus Libros, sabría que La Cepeda es un territorio histórico tal y como se comprueba en numerosa documentación, y a pesar de ello, carece de un reconocimiento administrativo específico, por el contrario, Castilla y León no fue un territorio histórico tal y como se pretende concebir hoy, y si se le ha concedido un reconocimiento, o mejor, lo han tomado, por que a ningún leonés que yo sepa, se le ha pedido su opinión antes de inventarse esta entidad e identidad territorial.

Herrera sabe perfectamente que Castilla y León, tal y como se pretende enfocar hoy, no tiene la menor base histórica. Conoce bien Herrera que Castilla fue durante siglos un territorio del Reino que acabó llamándose León, y que la vinculación del siglo XIII fue debida a la personalidad regia, no a una unión de reinos, él sabe también que en cada uno de estos reinos, o los posteriores que se continuaron adheriendo, se mantuvieron sus tradicionales lenguas, leyes, monedas, etc... la moderna Unión Europea, por ejemplo, está más unida, pues tiene una misma moneda, leyes o competencias comunes.

No es fácil adivinar que plan ha trazado una persona que nos induce a la ignorancia y al desapego de las tradiciones, pero se debe reconocer que cuando sugiere que nos olvidemos de los Libros de Historia y de las raíces milenarias de nuestros pueblos produce desconfianza, desasosiego y temor. Los Libros de Historia nos dan a conocer el pasado y también nuestras raíces, todo ello fundamental e imprescindible para saber quienes somos y hacia donde queremos caminar, pues el acceso al conocimiento y unas sólidas raíces son la base y fundamento de casi todo.

El presidente Herrera tal vez desearía sustituir nuestras raíces y nuestra historia por sus dogmas o ideas, o las de sus allegados, pero parece que eso no se puede imponer de manera definitiva, por ejemplo, en España se padeció una dictadura durante 40 años, sin embargo la dictadura expiró con el último aliento del intolerante dictador, ¿dónde están ahora sus autoritarias ideas? ¿dónde sus libros para contarnos la historia según le parecía al régimen dictatorial?. Señor Herrera, las investigaciones en el campo de la historia van a continuar avanzando, aunque a usted le incomoden, y le van a continuar recordando que la invención de Castilla y León no tiene raíces con las que aferrarse a la tierra para poder sobrevivir, por ello, la reciente invención de Castilla y León acabará muriendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario