martes, 4 de mayo de 2010

La Junta Vecinal de Ferreras está dando los últimos coletazos.


Todo indica que después de la pasada reunión celebrada el domingo en Ferreras de Cepeda, ha comenzado la cuenta atrás para la nueva Junta Vecinal que pretendió formarse sin la voluntad popular de la localidad.

Como ya se venía observando desde las últimas semanas, el conflictivo grupo dominado por Alfredo Álvarez y Antonio Natal no esta dispuesto a que la voluntad popular sea la que elija a sus representantes locales, en efecto, la maniobra autoritaria llevada a cabo por el Pedáneo y que favoreció la entrada en escena de Antonio Natal, evidenciaba una decisión irracional y una conducta ambiciosa para poder acceder al control de una Junta Vecinal que se había elegido de forma democrática.

No resulta ninguna sorpresa, ante esta forma conocida de proceder, que el aislado grupo que pretende controlar la Junta Vecinal de Ferreras estuviese dispuesto a obstaculizar la voluntad popular por todos los medios. Ante el aviso definitivo dado al conflictivo grupo, este ha reaccionado dando los últimos coletazos. Primero fueron las críticas a las firmas recogidas ante notario el objeto de su ataque, y ahora, ante el comienzo de su cuenta atrás han preferido dirigirlas hacia personas concretas o implicando al Ayuntamiento de Quintana del Castillo, intentando buscar un punto débil por donde poder aferrarse un poco más a sus cargos. Algunas de las acusaciones que están realizando son de cierta gravedad, pero parece que no existen puntos débiles y que por lo tanto, no podrán resistir mucho más tiempo contra más del 80% del censo electoral. Sobre el poco peso de las acusaciones vertidas, incluso la periodista del Diario de León en su artículo de hoy, escribre como su periódico podía dar fé, contradiciendo algunas declaraciones de este conflictivo grupo que ya está dando sus últimos coletazos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario