sábado, 25 de septiembre de 2010

Brañuelas recibió a los mineros con todo a punto. 1.000 personas animaron a los mineros.

Desde primeras horas de la tarde, las mochilas se encontraban ya organizadas en los diferentes espacios destinados al descanso de los trabajadores que llegaban caminando desde Bembibre.

La cena comenzaba a prepararse en esos momentos, ningún detalle podía faltar para que los mineros recuperasen fuerzas, día a día las jornadas comienzan a hacer mella en los cuerpos de los trabajadores.

Se habilitó un área de descanso al aire libre en las próximidades de las escuelas y de una antigua fábrica, con el objetivo de que los mineros accedieran con facilidad a las duchas y al espacio habilitado para las comidas.

Una hora antes de la llegada de los mineros, la gente comenzó a aproximarse a la zona del Ayuntamiento, Por fin, los mineros entraron en Brañuelas al grito de AQUÍ ESTÁN, ÉSTOS SON, LOS QUE PICAN EL CARBÓN, los aplausos y muestras de apoyo se hicieron sentir un buen rato.

Al paso por el Ayuntamiento, el Alcalde Benjamín Geijo dirigió unas palabras a los mineros, recordándoles la larga vinculación de Brañuelas con la minería.

La salida bajo el puente ferroviario, ofreció una bella estampa donde mineros y público caminaban en busca del mismo objetivo, salvar a la minería.

Los mineros llegaban a su destino y se repartían entre varios espacios habilitados y preparados para descansar esta noche.

La Cruz Roja siempre es una garantía. Después de cada jornada ayudan a los mineros con problemas para que puedan continuar en la marcha negra. Sin su eficiente colaboración, todo sería más difícil.

Varios atletas, alguno minero, se unieron a la marcha, Jose, Che, Mou, Gus... realizaron corriendo el trayecto entre Torre y Brañuelas como pregonaban sus dorsales. Los mineros reciben numerosos apoyos, la gente está con ellos.

1 comentario:

  1. Felicidades por tu página¡¡ En lo cual hay muchas cosas muy interesantes. Gracias a ti he poddo saber las raices de la mineria. Soy uno de los que estuviste hablando en "El Pozo Casares" de TRemor.Que te comente que era de Igüeña.

    Un saludo de Rafael Solis.

    ResponderEliminar