sábado, 9 de octubre de 2010

El constante descuido de la Diputación hacia el Partido Judicial de Astorga ha acabado también con la paciencia de los alcaldes.


La sombra negra que la Diputación de León intenta imponer a miles y miles de leoneses en el Partido Judicial de Astorga está acabando con la paciencia de los habitantes, pero también de los políticos.

A las deficientes gestiones en el tiempo de las nevadas, el insuficiente servicio de internet o el defectuoso telefónico, deben de añadirse el abandono en otra serie de servicios elementales, como por ejemplo, el de las carreteras.

Es del sentir popular, que el rechazo electoral al PP en todo este partido judicial, es la causa principal de que la Diputación penalice a los miles de habitantes que viven en estas comarcas. Mal panorama el de la señora Carrasco, responsable de todo ello, pues debido a su actitud, la gravosa factura electoral que le pasará a su partido la próxima primavera puede ser muy importante. La TDT o la Fiesta del Botillo en la zona de Boeza-Tremor también recuerdan su penosa gestión en esta parte de la provincia.

Alcaldes de La Cepeda, Maragatería, Cabrera y Sequeda, se han reunido para protestar por lo que califican de abandono impresentable de la Diputación a las carreteras de estas comarcas que engloban a 24 municipios. La deficiente actuación sobre los más de 500 kms de carreteras presenta según los responsables políticos un estado de vergüenza. El caso de Magaz de Cepeda, por poner un solo ejemplo, es bien significativo al respecto.

La presidenta de la Diputación, que estos días también está generando un cisma en su propio partido en la ciudad de León, debería de escuchar las opiniones de los miles y miles de leoneses a los cuales tiene el deber de servir, pues disfrazarse un día al año de guirrio o en la boda maragata, no parece ser bastante bagaje para contribuir al desarrollo viario de la provincia. Mejor menos samba y más trabajar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario