sábado, 6 de noviembre de 2010

El PP entrega Astorga al PSOE medio año antes de las elecciones.


Los proyectos del PP para recuperar Astorga y La Cepeda en 2011 se han quedado en agua de borrajas, pues las desafortunadas gestiones del partido a través de la junta y Diputación en la zona han acabado con cualquier posibilidad de cambiar su imagen. Los incidentes del PP con el carbón, el abandono de las carreteras, la TDT, Internet, la fiesta del Botillo y un largo etcétera han ofrecido durante los últimos años una lamentable imagen de incapacidad en el Partido Popular. Pero también de rencor hacia la zona, los recientes presupuestos para El Bierzo, los líos de la junta con las eléctricas que impiden ahora que el carbón se queme y el olvido consciente de la carretera León-Molinaseca en la única zona en la que tenían votantes, perfila una estrategia destructiva en un amplio marco geográfico para el que solo proyectan abandono y subdesarrollo.

De todo ello, puede que lo que más haya sorprendido sea el abandono y desprecio hacia su propio electorado en La Somoza, dejándoles la carretera de la mano de Dios. Pero podría ello ser una decisión práctica, pues tal vez hayan sondeado y sepan ya, que el único ayuntamiento popular que les quedaba por la zona también les aplicará un severo correctivo las próximas elecciones municipales.

En fin, la renovación de Jacinto Bardal como candidato del PP a la ciudad de Astorga, evidencia una estrategia de resignación, abandono y entrega de la alcaldía urbana a Perandones. Hasta ahora, el PP venía cambiando de candidato para intentar desgastar al alcalde socialista, confiando más en estrategias de imagen o de los nombramientos herméticos en su partido, que en un trabajo diario y demostrable. Sorprendente actitud, cuando en Astorga sus gentes prácticas renuevan a Perandones precisamente por su insistente capacidad para el trabajo, un trabajo por cierto, realizado y demostrado legislatura tras legislatura.

Muy negros tienen que ser los pronósticos electorales del PP por nuestra zona, pues han traicionado incluso a su electorado en La Somoza y para colmo ahora en Astorga, han decidido mantener a Jacinto Bardal, que con 6 concejales había hundido a los populares de la ciudad. El análisis político de su renovación, evidencia una renuncia a la lucha y una entrega de la ciudad al PSOE, para evitar desgastar a otro nuevo candidato en las próximas elecciones locales, las cuales por cierto, podrían ofrecer los peores resultados para los populares de la zona desde el inicio de la democracia.

Mal camino el tomado por el PP, que en vez de intentar mejorar y reparar sus faltas, se entrega y se abandona así mismo a la espera de que la rueda de la fortuna se ponga de su parte.

En la imagen, Jacinto Bardal, símbolo del fracaso del Partido Popular en Astorga, que según se filtra ya por los medios de comunicación, representará a su partido como candidato a la Alcaldía de Astorga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario