viernes, 5 de noviembre de 2010

Juan Vicente Herrera y la junta abandonan las carreteras de nuestra zona.


El presidente de la junta de Castilla y León ha comenzado una ridícula campaña de embustes contra las inversiones en vías de comunicación que vienen desarrollándose en nuestra provincia, que con mucho, son las de mayor cuantía a lo largo de su historia, incluída las de los gobiernos de Aznar y las de la dictadura de Franco.

El gobierno central, que invierte casi el triple que la propia administración autonómica, ha indicado nuevamente que todas las obras saldrán adelante. La felonía de Juan Vicente Herrera brilla no solo por sus mentiras, sino también por su falta de vergüenza, pues es bien conocido por todos de que manera está perjudicando económicamente a León. De manera especial a todo el Bierzo con los nuevos presupuestos y al resto de nuestro ámbito geográfico con el abandono de las carreteras, entre otras cosas.

El PP a través de la junta y de sus esbirros de Diputación llevan frenando el desarrollo viario de nuestro ámbito geográfico durante muchos años, hay ejemplos para dar y tomar, por ejemplo, pueden acercarse a la carretera Carrizo de la Ribera-Quintana del Castillo, que se lleven una cámara los miembros del PP y fotografíen los fallos y deficiencias de una carretera que pone en peligro a los que por ella circulan. Y es que Carrizo de la Ribera, parece pagar más que nadie el abandono de la junta, pues tal y como le recordaban al presidente autonómico, la carretera Carrizo-La Magdalena estaba comprometida en sus planes desde 1992, hace la friolera y escandalosa cifra de 19 años, a día de hoy, la vía de comunicación sigue igual.

Muy cerca de Carrizo, en Montejos del Camino, el presidente Herrera, tiene pendiente el acceso a esa localidad, también olvidado por la junta gobernada por el burgalés, que solamente está pendiente de enviar dinero a Atapuerca a costa de destruir el paraje de las Médulas, considerado Patrimonio de la Humanidad hasta que logre acabar con él.

De igual modo, mientras el gobierno de Herrera, permanece bloqueando el desarrollo de las localidades cepedanas de Sopeña y Carneros, muy cerca, la deficiente carretera Astorga-Molinaseca le espera desde hace muchos años, las últimas burlas contra los habitantes de la zona mediante su ridícula asignación económica, son la prueba evidente de su inoperancia e incapacidad para gobernar una autonomía, aunque sea inventada, como esta de Castilla y León.

En la imagen, a la izquierda Herrera y a la derecha Silván, ambos son los máximos responsables del abandono de las carreteras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario