jueves, 9 de diciembre de 2010

El carbón garantiza su supervivencia hasta 2018. Su futuro pasará por las investigaciones de CO2.


El sector del carbón logró ayer su objetivo de prolongar las ayudas económicas en las minas no competitivas. La prórroga, que se extenderá hasta el 2018, supone una tregua que permitirá evitar el rápido cierre de las minas y las situaciones de dramatismo que se producirían inevitablemente en diferentes comarcas que viven actualmente del sector. Por otra parte, el acuerdo ampliará el periodo para capturar con eficacia el CO2 y encontrar una solución para convertir al carbón en una energía no contaminante, pudiendo así hallar la definitiva solución para la supervivencia de la minería. Ciertamente, el futuro del carbón parece haber comenzado ya a depender de los investigadores e investigaciones que ya se están realizando para el secuestro y almacenamiento del CO2.

El nuevo reglamento que entra en vigor, conllevará una progresiva reducción de las ayudas al carbón por parte de sus respectivos estados, España, Alemania y Rumania serán los países que más se favorezcan de las nuevas medidas, las cuales culminarán el 31 de diciembre de 2018.

Así pues, el sector del carbón ha logrado parar el reloj y contará con un periodo de 8 años para encontrar una posible solución, que como se ha indicado, pasará por convertir esta energía estrátegica en una energía no contaminante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario