martes, 28 de diciembre de 2010

Todo para el pueblo pero sin el pueblo. La rotonda del Melgar exhibirá un monumento de José Luis de la Iglesia López.


La rotonda de Astorga que une la carretera de Pandorado con la N-120 muy pronto lucirá un nuevo aspecto. Tras varios meses de dimes y diretes, reflexiones y opiniones diversas, la decisión final se comenzará a materializar a partir del próximo mes de enero.

Un monumento denominado once lados, once siglos, una corona, resultó ser la propuesta ganadora de José Luis de la Iglesia López para ornamentar la rotonda urbana desde la que se accede a La Cepeda. Se trata de una obra fundida en acero y consistente en un polígono de 11 lados, que con 9 metros de altura, representa un desfile de pendones.

El coste de la obra, muy discutido también, ascenderá a 69.146 euros, debiendo estar finalizada su colocación en un plazo de mes y medio.

A tenor de las numerosas críticas levantadas durante los últimos meses, parece que la obra ya no cumplirá con su objetivo de asociar con más fuerza a Astorga y a los astorganos con el Reino de León. En fin, por lo visto en casos similares en otras ciudades, este tipo de monumentos que no gozan de consenso y aceptación popular se acaban conviertiendo en un blanco constante de murmuraciones, las cuales, acaban perjudicando incluso a los mismos creadores de la obra.

Ciertamente, el asentamiento de un monumento de estas características debería de haber tenido como raíz al pueblo y a la historia, para que los representantes de la población astorgana y los ejecutores de la obra, hubiesen materializado con acierto las decisiones adoptadas por la mayoría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario