jueves, 6 de enero de 2011

El urogallo más raro del mundo. La exclusividad de Alto Boeza, La Cepeda y Valdesamario-Omaña.


Hace ya tiempo que el Grupo de Investigación de Ecología y Conservación de Vertebrados de la Universidad de León, presentó en una prestigiosa revista alemana un estudio hecho sobre nuestro urogallo, confirmando ser el único que habita en melojares y el más sureño del mundo, ambas circunstancias, son los indicadores indiscutibles de su exclusividad.

El resto de urogallos, que habitan en bosques más fríos, a pesar de que no se hallan tan amenazados como el urogallo cantábrico, cuentan en el resto de Europa con la adecuada protección de sus gobiernos e instituciones, ya que ni siquiera, se plantean la instalación de parques eólicos en su entorno natural.

El área habitada por el urogallo cantábrico ha puesto de manifiesto la calidad de nuestros bosques, concentrando en la actualidad, la población más relevante de este exclusivo urogallo que vive en nuestra provincia. Sospechosamente, toda esta zona fue en 2009 excluída por la junta de Castilla y León para la protección del urogallo, eso sí, por el contrario favoreció la instalación de la devastadora energía eólica en el mismo hábitat de estos exclusivos ejemplares. Las sorprendentes decisiones tomadas desde la junta, han ocasionado una de las mayores concentraciones de parques eólicos precisamente en este estimado hábitat natural, afectando gravemente y como era previsible, al urogallo cantábrico. En el manual para la conservación del urogallo redactado por Rudy Suchant y Veronika Braunisch se ponen en evidencia las repercusiones negativas de los aerogeneradores eólicos sobre el urogallo, pues son varios los tipos de muerte que le ocasiona este tipo de energía:

1. Muerte por colisión.
2. Muerte por molestias durante la construcción de los parques eólicos.
3. Muerte por fragmentación del hábitat a consecuencia de la red de infraestructuras asociadas al parque.

Probablemente, ha sido esta situación de cerco eólico en las áreas de Valdesamario-Omaña y Alto Boeza, la que había ocasionado que el urogallo hubiese tenido que retroceder hasta las inmediaciones de la localidad de Quintana del Castillo, en CEPEDA CHIC indicábamos hace ya varias semanas, como se había visualizado algún ejemplar a muy poca distancia de las construcciones de la población.

Así pues, lo que debería ser una fuente de naturaleza, atractivo turístico y consecuentemente, riqueza económica para esta zona de León, se está convirtiendo en un espacio devastado biológicamente y contaminado visualmente, en el que no se creará ni un puesto de trabajo y se devaluarán de modo alarmante las viviendas, así como el resto de propiedades que poseen los habitantes de estas regiones leonesas.

Ciertamente, con estas conflictivas decisiones y con el monstruoso proyecto de Eólicas Jimena, la inventada autonomía de Castilla y León, creada sin capital y sin consulta democrática, cerca de modo definitivo al urogallo cantábrico, mientras sigue ganando detractores también por su política devastadora con el medio ambiente, demostrando que no tiene interés por sentirse una autonomía europea, prefiriendo mirar hacia otro lado, mientras rechaza las costumbres y las leyes frecuentes en otras partes de Europa para la protección del urogallo.

En la imagen, foto del Departamento de Biodiversidad y Gestión Ambiental de la Universidad de León.


2 comentarios:

  1. VAYA CUENTOS QUE OS MARCAIS A CUENTA DEL UROGALLO. EN DONDE SE PLANTEAN AHORA PARQUES EÓLICOS NO HAY UN SOLO UROGALLO NI LOS HA HABIDO. SON GANAS DE MANIPULAR Y DE TOCAR LAS NARICES. POR FORTUNA LA GENTE DE LA CEPEDA ES INTELIGENTE Y NO SE VA A DEJAR MANIPULAR. ¿POR QUÉ BORRAIS LOS COMENTARIOS QUE SON FAVORABLES A LOS PARQUES EÓLICOS?.

    ResponderEliminar
  2. EÓLICAS FUERA!
    El mundo rural a costa de los beneficios de a saber quien y de la propaganda del estado.

    ResponderEliminar