viernes, 12 de octubre de 2012

IES Carrizo. Medio millar de personas se concentraron ayer, para evitar que la Consejería de Educación deje a las gentes del Órbigo sin su centro de estudios.


Alumnos, profesores, alcaldes... todos se concentraron ayer, mientras asisten atónitos a la extraña maniobra del PP que impide dar clases de su materia, a algunos profesores que trabajan en el centro.

 La Consejería de Educación gobernada por el Partido Popular ha dado ya el primer paso para llevar al IES de Carrizo de la Ribera hacia su desaparición. Así se percibe la implantación de las nuevas medidas que se han impuesto recientemente, puesto que al margen del daño que ya han ocasionado este curso, podría ser el inicio de una cuenta atrás que nadie desea y que afectaría a todas las gentes del Órbigo comprendidas desde Rioseco de Tapia hasta Santa Marina del Rey. 

En efecto, el presente año académico ya se ha decido suprimir las asignaturas de Latín, Griego y Dibujo Técnico, ocasionando la suspensión de dos (Tecnológico y Humanidades) de los cuatro bachilleratos existentes hasta la fecha. Ello se ha llevado a cabo a pesar de que los profesores de estas asignaturas acuden al centro, de que podrían dar clase y de que su suspensión, no supondrá ningún ahorro económico. Pero los populares han implantado un "irreal" concepto de "nº de alumnos" que incluso a algunos institutos urbanos les cuesta cumplir. Pero el caso del IES de Carrizo es mucho más delicado que el de cualquiera de esos institutos urbanos, pues el actual veto al alumnado o esa posible aniquilación del centro supone desarticular la educación pública de las gentes del Órbigo y empieza a obligar a sus estudiantes a acudir a León recorriendo diariamente decenas de kilómetros, gravando a las familias unos costes económicos que ya se ha reconocido, que no se podrán asumir en un gran número de casos.

Es por ello, que ayer por la mañana el IES de Carrizo de la Ribera acogió a sus puertas una concentración de medio millar de personas entre las que se encontraban padres, alumnos, representantes del profesorado de la provincia y alcaldes de la zona afectada. A pesar de que de forma inmediata no se podrá restablecer la normalidad, el éxito de esta protesta ya ha dejado clara una cosa: que las gentes del Órbigo van a dar batalla y que no están dispuestas a que el Partido Popular acabe con un centro formativo del que dependen miles de personas en el centro de la provincia de León.


No hay comentarios:

Publicar un comentario