viernes, 30 de noviembre de 2012

La Energía Eólica como timo a gran escala. La pérdida de miles de empleos y territorios asolados son el legado que esta destructiva energía está dejando León.


La Energía Eólica destruye todo lo que la rodea. El Ministro Soria, guillotina para la minería del carbón, mantenía hace tiempo reuniones con responsables eólicos, dialogando sobre algún proyecto para Canarias.


Que la energía eólica acaba con todo lo que le rodea es algo incuestionable. Esta carísima energía que ha incrementado nuestro recibo de la luz de una forma escandalosa, además de no ser rentable y muy perjudicial con el medio ambiente, supo en su día "instalarse" entre algunos "ecologistas" para que le dieran algunas "licencias morales" que en el caso de la provincia de León, se han revelado fatales.

La estrategia de la Energía Eólica, pasa casi siempre por crear un empleo temporal y ficticio bajo un falso sello de establidad, en todos aquellos lugares en los que pretende instalar sus devastadoras instalaciones energéticas. En efecto, acaparadas las desorbitadas e indecentes subvenciones que pagamos todos, la Energía Eólica se publicita creando algunos empleos en los territorios en que se instala con fuerza mediante centros de trabajo y sueldos, de tipo convencional. Lamentablemente, en el caso de León esto se ha podido hacer sin problema, pero las consecuencias han sido aún más graves de lo normal, pues las instalaciones eólicas se han realizado en lugares de un gran valor medioambiental, que sin embargo, han contado con el silencio de algunos "ecologistas".

Amenazante y fatal también para numerosos entornos histórico-culturales de la provincia, los responsables de la energía eólica han logrado que los gobiernos "nos subieran el recibo de la luz" para que costearamos también directamente a estas empresas que en un solo año recibieron más de 6.000 millones de euros de subvención. Así es, solo con ello, se podrían mantener durante dos décadas todas las subvenciones que recibían las comarcas mineras conservándose miles y miles de puestos de trabajos. Pero ¿que nos han dado en León a cambio?, pues puestos de trabajo de menor retribución que han ido desapareciendo al poco de crearse. En efecto, las energías renovables han destruído durante los últimos 4 años, unos 4.000 empleos, es decir, prácticamente todos aquellos que habían creado. Vestas es uno de los últimos reductos, aunque ya no les dejará a un tercio de sus empleados comer el turrón esta navidad.

Instalados ahora sus aerogeneradores y sin nuevas subvenciones que alienten a su cara e improductiva energía, las eólicas no necesitan ya venderse publicitariamente. Así es, cierran fácilmente sus desmontables centros de trabajo y rápidos como el viento, a venderse a otro territorio o país, en el que lucrarse a costa de las subvenciones y de la desinformación de sus habitantes.

En León, ha llegado el momento de mirar hacia nuestras montañas y valorar el legado de la energía eólica. Desempleados con fibra de vidrio en su cuerpo y otras cosas, devaluación de propiedades en los lugares que se instalaron los aerogeneradores, patrimonio histórico-cultural amenazado y LM, Koiper, Comonor, Vestas, DC Wafers, BachComposites, Gamesa, Castellano Leonesa de Composites, etc... forrándose y preparando ya el TOCO-MOCHO para otros lugares.


No hay comentarios:

Publicar un comentario