domingo, 16 de diciembre de 2012

Huelga de basura en León. Los populares hincaron las rodillas ante los empleados de la limpieza.


Los populares planeaban acabar con numerosos empleos en el servicio de la limpieza urbana, pero finalmente no lo harán porque los trabajadores les han hecho hincar las rodillas.


Bien atrás ha quedado ya aquella conducta soberbia y poco dialogante de los populares del Ayuntamiento de León, hacia los empleados de la limpieza de URBASER, a pesar de las ofertas generosas que estos habían realizado en todo momento.

Hasta el día de ayer, el Ayuntamiento gobernado por los populares solamente había dado muestras de tener la intención de hacer y deshacer a su antojo. Amparados en su mayoria electoral, los representantes populares del consistorio leonés parecían estar dispuestos a gestionar el servicio de limpieza llevándose por delante entre otras cosas, a buena parte de la actual plantilla y de paso, dejando sin suficiente personal al servicio de la limpieza como para mantener "unos mínimos" en una ciudad en la que viven decenas y decenas de miles de personas.

Pero don Emilio Gutiérrez, doña Nuria Lesmes y compañía, no habían contado todavía con la posibilidad de que les hicieran una huelga navideña que iba a poner a León en el candelero nacional por su suciedad y mala gestión. Sin embargo, la huelga se convocó y todo hacía preveer que en León se iba a montar un Belén Navideño lleno de basura y de malos olores. En verdad, ya no existía la posibilidad de volver a engañar a los empleados de URBASER con habilidades dialécticas, pues esa carta la jugaron los populares hace unos meses.

Así pues, vista la firme advertencia de los trabajadores de URBASER y a falta de escasos días para que se iniciase la huelga, los representantes populares han optado finalmente por no decir más bravuconadas, agachar la cabeza e hincar las rodillas ante los empleados de la limpieza.

 En fin, y luego dirán que manifestarse y protestar no sirve para nada... Pero yo pienso que esto es como la canción de la estaca, tu tiras por aquí... yo tiro por allá... y la estaca al final acaba en el suelo. Pero no debo de ser el único que piensa esto, pues como me contestaba una cepedana cuando la tantee el 14N diciéndole que había gente que argumentaba que las protestas sociales no valían para nada :  Ya... ya... y por eso ahora las quieren prohibir...


No hay comentarios:

Publicar un comentario