martes, 22 de enero de 2013

Pobladura de Fontecha, última víctima de la siniestra política antiincendios del Partido Popular. Una ruleta rusa a la que deberán de jugar obligatoriamente miles y miles de leoneses.


Los vecinos de Pobladura de Fontecha tuvieron que enfrentarse a cuerpo descubierto contra el fuego ya que los bomberos de León, que hasta ahora asistían la zona, se  negaron a acudir. Pasados los momentos de angustia, la Junta Vecinal clama impotente ante la siniestra política del PP en materia de incendios. Solamente algunos guardias civiles, sin medios de protección, acudieron a combatir las llamas.


Sin ninguna duda, lo sucedido en Pobladura de Fontecha durante este pasado fin de semana ha sido culpa del Partido Popular. Un incendio en una vivienda de la localidad, no quiso ser atendido por los bomberos de León que hasta el presente, se encargaban de asistir a esta zona de la provincia.

Desde hace algunos meses, se ha tomado la decisión de que los bomberos no salgan de los términos municipales de León y de hecho, el Ayntamiento de la capital se ha reiterado en su decisión nuevamente. El concejal del PP José María López Benito dice que la competencia es de otras administraciones, en clara alusión a la Diputación y junta de Castilla y León, que después de varios meses siguen sin darse por aludidas. Ciertamente, Isabel Carrasco ha señalado recientemente que la Diputación no tiene este tipo de competencias y el consejero Antonio Silván que acaba de visitar León, ha eludido ofrecer cualquier solución al respecto.

Por lo tanto, mientras los populares se tirán la pelota de un lado ha otro, el siniestro plantón municipal pudo ocasionar este pasado fin de semana la pérdida de vidas humanas y de un barrio entero de casas en esta localidad acosada por las llamas. Así es, privados de este servicio tan elemental, los vecinos tuvieron que enfrentarse al fuego a cuerpo descubierto para evitar que la tragedia fuese mayor y por eso ahora, su Junta Vecinal denuncia impotente la nueva situación impuesta.

Pero después de lo sucedido, el concejal popular José Mª López Benito solo parece estar pensando en hacer negocio de esta situación, pues ha recordado como los municipios de más de 20.000 habitantes, como San Andrés, deben de disponer de servicio de bomberos y ya ha dejado caer al aire, que podrían estar dispuestos a negociar su asistencia, a cambio de dinero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario