miércoles, 21 de mayo de 2014

La Huelga de Limpieza y José Ángel Hermida. Un rector deshumanizado que enseñaba a manipular las estadísticas.




Trabajadores encerrados en la Oficina Territoial de Trabajo.

Hoy se cumplen 24 días desde que los empleados del servicio de limpieza de la Universidad de León -ULE-, comenzaran una huelga debido al nuevo acuerdo alcanzado con la adjudicataria Linorsa, que según todas las previsiones, dejará al 40% de los trabajadores en la calle.

Abandonados por las administraciones y por el rector de la ULE, los 98 empleados de la plantilla actual se sienten amenazados ante el nuevo recorte que dejará a unos 39, sin empleo. Y ello, cuando además se trata de unos trabajadores que cobran unos sueldos bien limitados y en algunos casos, hasta se han visto en la penosa situación de padecer algún deshaucio o de pedir auxilio a Cáritas.

Pero esto al rector José Ángel Hermida no parece importale lo más mínimo y de hecho, continúa sin ofrecer diálogo o cualquier otra alternativa que pudiera servir para acabar con el problema. Así es, Hermida no mueve ficha y sigue actuando como si el conflicto no fuera con él.

Sin embargo, hacia las 13:00 horas de ayer, 5 trabajadores de la plantilla comenzaron un encierro respaldados por el resto de compañeros con la finalidad de encontrar una solución. Ángel Fernández, Eulalia Álvarez, Jesús Matanza, Mª Dolores Muñoz y Gema Gutiérrez se han enclaustrado en la Oficina Territorial de Trabajo y están dispuestos a llegar hasta el final.



Los trabajadores sienten que el rector los está tratando como a números en vez de como a seres humanos. Y esto es mal asunto, porque J. A. Hermida ya enseñaba hace años a manipular las estadísticas.

Ayer, la encerrada Gema Gutiérrez se dirigía ingenuamente al rector Hermida con la expresión has hecho las cuentas mal, en alusión a algunas cifras del conflicto apuntadas por el rector, sin embargo, José Ángel Hermida está bien versado en números. Otra cosa muy diferente, es que en un conflicto laboral como éste opte por aplicar su vieja técnica de manipular las estadísticas, pues como me recordaba algún alumno suyo semanas atrás, el ahora rector enseñaba en el pasado como se podían manipular todos los números y estadísticas.

En fin, la huelga puede ir para largo y antes o después el rector Hermida tendrá que dar la cara y explicaciones, ya que por muy hábil que pueda sentirse enseñando en sus clases la filosofía de manipular números y estadísticas, las personas son humanas y no cifras, incluso, aunque él hubiese decidido tratarlas como a una estadística despreciable y manipulable.



No hay comentarios:

Publicar un comentario