martes, 22 de julio de 2014

Ana Pastor y Antonio García Ferreras pasaron de largo y ni siquiera se molestaron en preguntar por el estado de salud de su paisano Ramiro Pinto.




Antonio García Ferreras es director de la cadena televisiva La Sexta y presentador de Al rojo vivo y La Sexta Columna.

Este pasado domingo, un asalariado del periodismo local daba a conocer entre amigos, como tanto los trabajadores de la televisión de León como los de Castilla y León tenían prohibido cubrir las noticias relacionadas con la huelga de hambre de Ramiro Pinto. Sin embargo, lejos de sorprendernos por semajante información, deberemos asimilarla con una gran naturalidad, puesto que en la actualidad un buen número de medios se dedican a cobrar sabrosas cuantías de dinero a cambio de contar a través de diferentes soportes, lo que les mandan. Y lamentablemente, esto se produce con más frecuencia en el periodismo hermético de provincias.

Ahora bien, también se puede pensar que existe una parte del periodismo español que a pesar del actual contexto de control social, todavía se encarga de dar a conocer esas noticias que se van silenciando por los medios afines a la derecha que nos gobierna. Uno de ellos, se supone que es la cadena de televisión La Sexta, que sin duda, es de los que más seguidores tiene entre la población descontenta con la política de los populares.



Ana Pastor presenta El Objetivo en La Sexta.

Sin embargo, una cosa es lo que parece y otra lo que es, pues resulta evidente que en el caso de la huelga de Ramiro Pinto no le están haciendo ni puñetero caso, a una persona que está arriesgando su vida con el objetivo de que todas las personas tengamos derecho a una vida digna. Así es, y ello, a pesar de que Antonio García Ferreras, el director de la cadena de televisión La Sexta es leonés. Hasta aquí, la cosa podría parecer de mal gusto, pues según dio a conocer este empresario en una entrevista a EFE hace algunos meses, reivindicaba al periodista rebelde que incomodaba al poder y se desconcertaba con aquellos colegas que llevaban puesta la camiseta de algún partido político. En fin, parece incuestionable que hasta hace meses -al menos de palabra- el empresario y asesor leonés de la socialista Carme Chacón apostaba por un periodismo que incomodara.




A pesar de que él es leonés, ni siquiera se paró a preguntar por el estado de salud de Ramiro Pinto.

Pero lo que son las cosas, ayer, hacia las 17:55 horas, vestido con un chaqueta presentable por delante y arrugada por detrás, en compañía de su señora -la también periodista superstar Ana Pastor García (Madrid, 1977)-, enfiló la acera desde los sindicatos en dirección hacia el lugar de la huelga de Ramiro Pinto.

Sin embargo, Antonio García Ferreras y Ana Pastor no pararon en el lugar de la huelga ni mucho menos, siguieron hasta la plaza de la Inmaculada y más alla. El director de La Sexta y su señora prefirieron ignorar a las personas y cientos de mensajes que hay pegados sobre la Delegación de Trabajo. En un principio, pensamos que acudirían a reunirse con otros colegas o con trabajadores de La Sexta para regresar al lugar a cubrir la información. Pero no, nos equivocamos los que estábamos allí y con el paso de las horas nos dimos cuenta de su actitud impresentable y de su falta de educación, por no haber preguntado siquiera por el estado de salud de Ramiro Pinto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario