sábado, 19 de julio de 2014

Huelga de hambre. Ramiro Pinto duerme en la calle todos los días ante la indiferencia de la Delegación de Trabajo.





Después de cada fatigosa jornada de huelga de hambre, Ramiro Pinto se ve obligado a descansar acompañado de las luces de la ciudad, el ruido del tráfico y cualquier inclemencia meteorológica.




Cuando el intelectual acudió a la Delegación de Trabajo para dar a conocer que comenzaba una huelga de hambre, la policía lo desalojó cumpliendo órdenes. Una voz femenina espontánea -posiblemente una funcionaria de la Delegación de Trabajo- se dirigió a él en tono elevado y sin ningún tipo de compasión. Ahora, todos los días le traen un colchón para dormir en la calle.




Ramiro Pinto tiene buenos amigos que también le acompañan en estos momentos difíciles, y jornada tras jornada, le ayudan a preparar su lugar de descanso junto a la acera.




Aunque el poeta duerme a las puertas de la Delegación de Trabajo, no le permiten descansar en el interior a pesar de que dentro hay un vigilante de seguridad y de que ese espacio, lo pagamos entre todos los españoles con nuestros impuestos.




Sólo dos pequeños cartones protegen la cabeza de Ramiro Pinto de las molestias sonoras, luminosas y climatológicas de la calle.




El escritor duerme y reflexiona entre los dos mundos que le acompañan cada noche. El de la calle, y el de la puerta nº 27, por donde los funcionarios entran cada mañana a sus puestos de trabajo. Ramiro abandona su espacio de descanso a las 7:30 horas para no ocasionar ninguna molestia.




Luchador infatigable, descansa a la intemperie y procura recuperar fuerzas para afrontar unas duras jornadas en las que ve pasar mucha gente por delante, que no siempre le apoya. Según pudo saber ayer por la noche LA CEPEDA Noticias de alguna persona que presenció la escena, durante la tarde, una anciana emitió un comentario en tono despectivo a su paso por el lugar, indicando más o menos que: esta gente quiere acabar como en Cuba.




DESCANSA, POETA DE LA JUSTICIA Y LA LIBERTAD. TÚ NO TIENES LA CULPA DE HABER NACIDO EN UN PAÍS COMO ÉSTE, EN EL QUE SE PREMIA A EMPRESARIOS COMO JENARO GARCÍA MIENTRAS MILLONES DE NIÑOS PASAN HAMBRE Y NECESIDADES DE TODO TIPO.



No hay comentarios:

Publicar un comentario