viernes, 25 de julio de 2014

Ramiro Pinto. Biografía esencial para comprender la huelga de hambre de un intelectual al que intentaron sobornar tras recortarle la prestación de 426 euros.




Ramiro Pinto acompañado de su mujer y su hija

Ramiro Pinto Cañón nació en Madrid el 1 de septiembre de 1961, aunque lleva viviendo en León varias décadas y es considerado un leonés más. Casado con Yolanda, es padre de 5 hijos y hasta no hace mucho recibía una pestación de 426 euros que posteriormente le fue recortada, tras recibir un aviso telefónico anónimo mientras se dirigía a Madrid a resolver una difícil situación familiar.

Así es, la imposibilidad de contactar con aquel número anónimo mientras acudía a solucionar algunos problemas relacionados con la salud de sus padres y de un hermano -al que le diagnosticaron un cáncer-, le supuso la cruel amputación de su miserable prestación por parte de la administración española, provocándole con ello un descubierto en su cuenta bancaria, que además, le ocasionó que la entidad financiera lo sancionará sin ningún tipo de compasión.

Ramiro comprendió entonces que era el momento de presentar batalla mediante una huelga de hambre y aunque lo intentaron sobornar a última hora, tentándolo con recuperar los 426 euros de una de las roñosas prestaciones que se conceden en la España de Jenaro Martín, del dinero B del PP o de las SICAV, no accedió a sus pretensiones y en un acto de dignidad incontestable, volvió a poner en evidencia al indecente aparato administrativo de un país en el que el 25% de los niños pasan hambre, o millones y millones de españoles no tienen acceso ni a un euro para cubrir sus necesidades más básicas. Y por eso, aunque el actual gobierno intenta aferrarse al viejo régimen de la transición mientras acaba con la educación, la sanidad, el derecho a la justicia o la libertad -mediante una tercermundista ley mordaza-, Ramiro resiste hoy su onceavo día de lucha en una España fácilmente narcotizable por los millonarios e insolidarios futbolistas de la roja, los líos sentimentales de chavelita o unos medios de comunicación cómplices con el régimen del 78. Así es, esos mismos medios que siguen callando como putas la huelga de hambre de Ramiro Pinto... pero seamos realistas, ¿qué fruto puede dar la España de Jesús y de María, la España de charanga y pandereta? ¿que se puede esperar de una filosofía de vida que traspasó el franquismo y ha estado mantenida por un grupo de políticos avarientos -algunos ancianos-, que se han resistido incluso a un relevo generacional?.





Sin embargo, antes de que llegara a tan delicada situación, Ramiro había desarrollado una fecunda faceta profesional durante las tres últimas décadas. En efecto, sus obras escritas, una intensa actividad en el mundo del teatro o la participación activa y relevante en diferentes asociaciones como la Coordinadora para la Defensa de Riaño (1986-1989) o como portavoz de la Mesa por el Futuro de Omaña (1990-1993) ayudan a perfilar los comienzos de la trayectoria de un intelectual compremetido y solidario, al que la podredumbre y la corrupción de un degenerado Estado Español conduce -como a millones de españoles más- hacia la miseria y la desesperación.




Pero Ramiro puede lucir con orgullo su legado intelectual pues ha escrito en prosa verdades como puños y también ha entonado muchos poemas al compás de una métrica libre, que sin embargo, no retumba en la conciencia de los vagos, enchufados y pelotas de un sistema que todavía vive anclado en las condicionadas maneras que dejó el franquismo entre los años 1975 y 1978. Sin duda, esta situación también contribuyó entonces a que la mayor de la casta política se creciera y arrogara unos privilegios injustificables, pues eran sabedores de que iban a tener la fortuna de gobernar sobre la generación semianalfabeta que dejó la dictadura a mediados de los años setenta.

En fin, la obra de Ramiro Pinto es muy extensa y ha recibido diferentes distinciones, siendo finalista o ganador de algunos premios. También es autor de cuentos, de libros de temática variada o de decenas y decenas de artículos en prensa o revistas, pudiendo destacarse entre sus colaboraciones en los medios de comunicación, los artículos sobre la lucha contra el Embalse de Riaño. Sin embargo, su intensa creatividad teatral como fundador, director, profesor o autor de obras merecen un espacio aparte, muy sobresaliente.








                                                          Breve muestra bibliográfica

Teatro Infantil
El circo de la fantasía (1990)

Cuentos
El payaso que no tenía circo (1995)

Temas sociales
Las sectas al descubierto (1998)
La revolución del paro (1998)
Los fundamentos de la Renta Básica y la perestroika del capitalismo. Prólogo de Fernando Savater (2003)

Otros Temas
Los nuevos Mesías y el mesianismo (artículo revista, 2000)
Grupos Gnósticos: secretos y mentiras. El fanatismo dentro e nuestra sociedad (junto con Pepa Sanz Bisbal, 2002) 



No hay comentarios:

Publicar un comentario