lunes, 18 de agosto de 2014

El centro de Astorga arde ante la pasividad de la tercermundista junta de Castilla y León, la Diputación y los bomberos de la capital leonesa.




Varios ciudadanos de Astorga se la jugaban sin medios profesionales por el andamiaje del Teatro Gullón para hacer frente al incendio. Ayer se pudo comprobar mejor que nunca, que la junta de Castilla y León -la máxima responsable- es una administración tercermundista y que no se encuentra capacitada para gobernar nuestra geografía.
  
Este pasado domingo hacia las 20:15 horas ha comenzado un incendio en una edificación céntrica de Astorga, que según todas las hipótesis, ha tenido por foco inicial la planta baja del inmueble.

 


La pasividad de la junta de Castilla y León aterroriza a los habitantes del centro de la provincia mientras comienzan a mentalizarse de que los desenlaces trágicos llegarán en cualquier momento. Los núcleos urbanos y el entorno rural llevan muchos años pidiendo explicaciones y exigiendo unos medios adecuados.

Situada en pleno centro de la ciudad, las llamas ofrecieron un terrible espectáculo ante el que la incertidumbre se hizo más desconcertante que nunca, pues los bomberos de León se negaron a acudir desde la capital pese a que la alcaldesa Victorina Alonso se mostró muy insistente y les advirtió, que peligraba la vida de todos los ciudadanos que viven en la Plaza Mayor de Astorga.



Peyuca supo estar ayer en su sitio para ayudar a la ciudad, pero los populares  debieron creer que el incendio no les afectaba y que no merecía estropear una tarde veraniega tan agradable ¿les dará hoy por pedir explicaciones a los compañeros de su partido en la junta y Diputación, o les parecerá una tarea innecesaria?

Pero la negativa de los bomberos de León no debe interpretarse a modo individual sino desde la perspectiva de la desordenada gestión que se lleva a cabo desde la Diputación de León y el engendro autonómico denominado Castilla y león. Así, tras poner en peligro las vidas humanas de numerosos astorganos, los tira y afloja entre las administraciones gobernadas por el Partido Popular han vuelto a poner de manifiesto la precariedad extrema de todas las poblaciones de la zona central de la provincia en materia de incendios, incluida la misma ciudad Astorga.



Como Pablo Peyuca, Victorina también supo estar en su sitio y lo dio todo para combatir las llamas y la precariedad extrema a la que junta y Diputación de León someten a Astorga en materia de incendios.

Y por eso, tuvieron que ser 8 ciudadanos y algunos miembros de la Policía Municipal y Local los que se enfrentaran a las llamas, pues esta parte de la provincia -a pesar de llevar reclamándose muchos años- no cuenta con un parque o un centro comarcal de bomberos y además, las administraciones gobernadas por los populares -Diputación y junta de C. y L.- no asisten con las seguridades más elementales a nuestra zona.

En fin, son ya muchos años los que se lleva poniendo en peligro numerosas poblaciones de la provincia y La Cepeda, La Bañeza o Astorga no son una excepción, por eso, ayer no llamaba la atención el no ver a los concejales y miembros del PP adoptar una actitud activa frente a las llamas. A lo mejor pensaban... esto que lo arreglen Victorina y Peyuca.



No hay comentarios:

Publicar un comentario