miércoles, 13 de agosto de 2014

Érika Villaécija intentará hacer un buen papel en los 10 km aguas abiertas del Europeo de Berlín.



Érika Villaécija ha vuelto a Berlín y se ha alojado en el mismo hotel que la acogió hace 12 años, cuando consiguió su primer metal internacional.


La nadadora catalanocepedana Érika Villaécija intentará esta mañana hacer un buen papel en la prueba de los 10 km de aguas abiertas del Europeo de Berlín, en la que se enfrentará a rivales de primer nivel como Martine Grimaldi o Ángela Maurer sólo por citar algunos ejemplos.

La deportista, que viene de pasar un desastroso 2013 debido a problemas físicos y comenzó la temporada lesionada, se casó el pasado mes de mayo pero ha vuelto a la competición con ganas, pues recientemente ha tenido una participación destacada en los últimos nacionales consiguiendo 6 puestos de podio.

Pero la competición internacional -en la que suma 16 metales- es mucho más exigente, y hacerse con una medalla en la prueba de los 10 km de aguas abiertas no va a ser nada fácil. No obstante, la nadadora descendiente de Cogorderos ha acudido a Berlín con una gran ilusión y se lanzará con decisión a las aguas del emblemático Regattastrcke Grunau, pues es sabedora de que si la carrera transcurre a un ritmo lento, tendrá opciones de firmar una gran participapción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario