lunes, 29 de septiembre de 2014

Derechos humanos y globalización, el capitalismo en crisis. Ayer concluyó el exitoso curso de verano de la Universidad de León.






Ha concluido el curso "Derechos humanos y globalización, el capitalismo en crisis" celebrado este fin de semana en la ULE y que bien puede considerarse como uno de los más importantes (y populares) que se hayan celebrado nunca en la ciudad desde este mismo instante.

Como participante y desde una perspectiva de (todavía) alumno universitario, voy a hacer una breve mención a tres extraordinarios ponentes (Colau, Cañamero y Anguita) que han estado a una altura sobresaliente, dejando clara constancia que el resto (desde Arcadi Olivares a Yayo Herrero) lo ha hecho igualmente muy bien.

Ada Colau (PAH) dió un auténtico recital. Con un lenguaje sencillo, directo, contundente y pegado a la realidad (se nota mucho quien vive en ella y quien lo hace en su torre de marfil haciéndose absurdas reflexiones) esta valiente mujer nos ha contagiado a todos su fuerza y energía explicándonos de forma clara y diáfana no solo la brutal crisis que padecemos en lo referido a la problemática de la vivienda en España, sino también recordándonos cual es el primer y último significado de la cultura y el compromiso que ésta debe adquirir con la lucha por la libertad y los derechos sociales.

 Sin formación académica alguna, Cañamero encandiló al público con una tan electrizante como emocionante e inolvidable ponencia solo interrumpida por atronadoras ovaciones. Este recio trabajador del campo andaluz demostró por enésima vez que la verdad, la naturalidad y la autenticidad (en las antípodas a la impostura y petulancia tan gratas hoy a muchos que se dicen intelectuales) que parten del ejemplo personal es lo que acaba llegando a la gente.

En cuanto a Julio Anguita...bueno, no necesita ninguna presentación. Eso sí, recuerdo muy bien que en los 90´ (la luna de miel del caduco régimen del 78, cuando la burbuja inmobiliaria nos hacía creer que vivíamos en la prosperidad) eran cuatro personas contadas quienes se atrevían a defender sus clarividentes tesis en aquellos lejanos debates de Filosofía y Letras, entonces desacreditadas por el aparato mediático y con el tiempo desgraciadamente confirmadas. En su carrera política habrá errores, pero su coherencia, honestidad y rigor intelectual están fuera de toda duda. Ayer volvió a demostrarlo ofreciendo una nueva clase magistral que capturó de inmediato la atención de los asistentes al hablar sobre la globalización y la alternativa al terrorífico orden económico vigente, bien regada de numerosas alusiones a la Declaración Universal de los Derechos humanos y de citas de grandes filósofos y humanistas de la historia.

La recuperación - aunque sea por unos breves días - del auténtico espíritu universitario es una gran noticia para todos. A nivel personal, porque este año he conocido a docentes con más currículum y alumnos muchísimo más jóvenes que, sin embargo, están a años luz de gente como Colau, Cañamero o Anguita en lo que se refiere a aspectos como curiosidad intelectual, entusiasmo y lucha.

Sí, definitivamente el conformismo mal entendido ante el conocimiento y la ausencia de espíritu crítico frente a las injusticias es lo que nos va envejeciendo de forma irremediable todos los días hasta convertirnos en muertos en vida y meros autómatas consumistas.

Grandes, muy grandes. Y por cierto: GANEMOS!!!!!!!!!!!!!!!!!!



                                                                       Ricardo Herreras Santamarta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario